Vigo se rinde al arte urbano
farodevigo.es >Vigo se rinde al arte urbano>

Dos murales marineros iluminan las escaleras entre Torrecedeira y Pi y Margall

Dos murales marineros iluminan las escaleras entre Torrecedeira y Pi y Margall

Sagüillo realizó una obra colorista que narra una historia de unos niños que juegan y despiden en el muelle a un barco. El segundo diseño recrea unas embarcaciones vistas desde arriba y unas boyas

11-11-2015TuentiMeneame

A. RODRÍGUEZ | Vigo

El pintor José Miguel Sagüillo cambió el lienzo por las paredes urbanas para realizar los dos murales de temática marinera que ahora iluminan los dos tramos de escalera que unen las calles Torrecedeira y Pi i Margall. El artista, vecino y gran conocedor de la zona, se decantó por estos motivos para su diseño al considerarlos apropiados para un lugar que le resulta muy familiar. "Estas son conocidas como las escaleras del pescador, porque su parte baja daba a la Casa del Pescador", comenta. Jugando con las formas de las escaleras, el autor encajó de forma colorista dos propuestas estéticas repletas de color que aportan una gran luminosidad a un elemento gris y de aspecto degradado hasta el momento de la confección del mural.

El primer mural, entre Llorente y Pi i Margall recrea una especie de poema que narra una pequeña historia, tal y como indica su propio autor. Dos barcos rojos, el azul del mar, un espigón, figuras humanas y unas boyas llenan el espacio estético contando al público cómo unos niños contemplan en el muelle la partida de un barco y juegan cuando está de regreso.

El segundo mural, en el tramo entre Torrecedeira y Llorente, muestra dos barcos vistos desde arriba y un grupo de boyas de colores sobre al azul del mar.

Valiéndose de una brocha y pinturas de exterior de alta calidad, Sagüillo completó el trabajo en algo más de dos semanas a tiempo completo, haciendo frente a inclemencias climáticas en forma de lluvia. "El trabajo duro, a destajo siempre me gustó", comenta el pintor, quien añade que ha sido fundamental en la ejecución de esta obra tener muy claros el concepto y el diseño, ya que "no tienes demasiado margen de maniobra para corregir".

Esta fue la primera vez que el artista, de 37 años hizo un mural individual tras haber colaborado en otros de carácter efímero a nivel colectivo. "La experiencia fue fantástica; resultó muy bonito, además de un reto, trabajar en esas dimensiones, algo complicado ya que no te permite ver las proporciones". La principal dificultad que encontró, según declara él mismo, es adaptarse a la rugosidad de la pared; obstáculo que salvó a la perfección y con buenos resultados no sólo por la acogida de su mural entre el público sino también por la serie de encargos que le surgieron tras su realización.

Acostumbrado a trabajar en solitario, el proceso de elaboración del mural en plena calle le aportó contacto con el público. "Los vecinos agradecieron que se hiciese algo agradable en esas escaleras tan castigadas; al principio me miraban extrañados, pero poco a poco iban diciendo que les agradaba la luz que aportaba el mural y algunos hasta me proponían que incluyese algunos elementos en la obra, como delfines", recuerda Sagüillo.

Este artista encuadra la iniciativa de promocionar el arte mural en las calles de Vigo dentro de una corriente que impera en otras ciudades de Europa y del resto de España. "Es una solución económica y artística para una ciudad con una distribución tan complicada como es el caso de Vigo", afirma.

 

RECORRIDO POR LOS MURALES DE VIGO Realiza con Farodevigo.es un paseo virtual por cada una de las obras que "bañan" Vigo en nuestro mapa interactivo... más »