IMPULSO ECONÓMICO

Feijóo ensalza las políticas de Ayuso frente a otras comunidades del PP: “Son el motor de España”

El presidente del PP censura en un encuentro con la patronal madrileña la "propaganda" del Gobierno "Es un insulto decir que la economía va como un cohete en España"

El presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo; el presidente de CEIM, Miguel Garrido y el presidente de CEOE, Antonio Garamendi, clausuran la Asamblea General de CEIM 2024.

El presidente del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo; el presidente de CEIM, Miguel Garrido y el presidente de CEOE, Antonio Garamendi, clausuran la Asamblea General de CEIM 2024. / JOSÉ LUIS ROCA

Elena Marín

Rodeado de empresarios madrileños, Alberto Núñez Feijóo ha puesto a la Comunidad de Madrid como ejemplo a seguir y como piloto de la economía española. Lo ha hecho ante un público que ha mostrado su afinidad con Isabel Díaz Ayuso en varias ocasiones, y el presidente del PP ha comparado el rumbo de Madrid con otras comunidades autónomas donde ha señalado que, aun yendo por el buen camino en su opinión, no llegan al nivel de la primera. "Madrid es hoy locomotoras del país" ha asegurado, matizando que aunque hay "otras que también crecen, como Andalucía, Valencia o Galicia" ha de "reconocer que Madrid es el motor económico". Junto a la distinción entre comunidades, de fondo, la crítica al "triunfalismo" del Gobierno justo hoy que se ha conocido la revisión al alza del PIB durante el primer trimestre.

Feijóo ha contrapuesto así las políticas económicas del Gobierno de Ayuso a las de Moncloa, centrando su reproche al Ejecutivo en que está generando un "récord de pobreza": "España es por primera vez el país de la zona euro con mayor riesgo de pobreza". Y como ejemplo del modelo de "precariedad" que atribuye al Gobierno ha esgrimido que la vicepresidenta primera, María Jesús Montero, apuntó hace unos días que "la clase media es la que cobra el salario mínimo", buscando dejar en evidencia esta afirmación.

El ejemplo a seguir es Madrid, ha apuntado, dando cuatro argumentos para explicarlo: porque lleva "décadas con un rimo adecuado", porque "salvo en un momento puntual ha tenido estabilidad política", porque el Gobierno regional ha "apostado siempre por el crecimiento" y porque es un ejecutivo que "sabe que no hay crecimiento sin competitividad". A eso ha añadido que es una región en la que el sector privado "funciona bien" y el "público es sensible y se complementa con el privado".

Estas declaraciones se han producido en un entorno totalmente afín a la presidenta, en la clausura de la Asamblea General de CEIM, la organización de empresarios madrileños, donde su presidente, Miguel Garrido, en su línea habitual, ha ensalzado la política económica y fiscal del Gobierno de Isabel Díaz Ayuso. Pero antes no ha escatimado en críticas a Yolanda Díaz por sus supuestas "amenazas y chantajes" al sector empresarial, por lo que tanto él como Antonio Garamendi, presidente de la CEOE, han calificado de "ultimátum". Ambos han criticado a la ministra de Trabajo por intentar reducir la jornada laboral sin contar con ellos después de que el pasado lunes ministra y sindicatos reprocharan a la patronal no llevar sus propuestas por escrito a la reunión para debatir este asunto.

En un encuentro en el que todos los ataques de los máximos dirigentes de la patronal empresarial han arremetido contra Díaz y su reforma laboral, las leyes de conciliación por cuidado de menores o la "criminalización de los beneficios empresariales" que ha achacado al Gobierno de coalición, Feijóo ha dejado a la ministra de Trabajo de lado para centrarse en el Gobierno en su conjunto. Ha tachado de "propaganda" que la "economía vaya como un cohete", como apunta el Ejecutivo.

"El triunfalismo del Gobierno es un insulto a la inteligencia de los ciudadanos", ha lamentado después de repasar algunos datos con los que ha buscado reducir el discurso del Ejecutivo sobre la marcha de la economía. Este es un Gobierno que "produce eslóganes, no aprueba leyes y solo busca contentar a sus socios". Lo que funciona bien en este país, no es gracias al Gobierno, sino a pesar del Gobierno", ha sentenciado ante unos empresarios que poco más o menos han denunciado que se sienten maltratados por un Ejecutivo que dicen que no les escucha.