Faro de Vigo

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Historias del Congreso

La casi diputada a quien el adelanto electoral frustró su escaño: "Me dio un ataque de risa"

Guadalupe González Taño

Si algo tiene Pedro Sánchez es que no deja a nadie indiferente. Ya lo dejó claro cuando llegó a la secretaria general del PSOE tras recorrer España en su coche y lo volvió a demostrar el lunes cuando anunció la convocatoria de elecciones para el próximo 23 de julio, pero esto no trata sobre el presidente del Gobierno, sino sobre las consecuencias de esta decisión. La más inmediata fue la disolución de las Cortes -el Congreso y el Senado- y después la riada de reacciones de los líderes políticos nacionales. Sin embargo, los protagonistas de esta historia son otros, una casi diputada a la que le dio un ataque de risa al enterarse de la noticia, un diputado que apenas estuvo tres semanas en el Congreso y una periodista reconvertida en política que tiene que descubrir los recovecos de la diputación permanente.

El lunes, después de una catastrófica noche para el PSOE, Sánchez salió a dar una declaración en la Moncloa a las 11:30, hora peninsular. En la plaza de la Alameda, en Santa Cruz de la Palma (La Palma), Guadalupe González Taño estaba tomando un café con su hija. En ese momento, entre sus planes estaba ser diputada nacional por Coalición Canaria. En los siguientes días iba a prometer el escaño en sustitución de su compañera Ana Oramas. "Me llamó mi marido y me dijo 'oye, mira, que acaba de salir por la tele que Pedro Sánchez ha disuelto las cortes'. Sinceramente nos dio un ataque de risa a las dos", explica.

La reacción no era para menos. González salió elegida diputada en las elecciones de abril de 2019. El asiento en el Congreso le duró cuatro meses, hasta que se convocó la repetición electoral. En esos comicios, los del 10 de noviembre, no salió elegida, pero ahora, casi cuatro años después, iba a tener otra oportunidad. Sánchez se la negó. "Mi hija tiene la teoría de que le hice algo cuando fui allí, le miré mal o algo, porque a mí me ha dejado fuera dos veces", bromea. Aun así, esta abogada especializada en derecho administrativo que ha estado ayudando a los afectados por el volcán, lamenta no haber tenido la oportunidad de llegar a la Cámara baja para preguntar al Gobierno por los 100 millones presupuestados para la isla y el millón y medio de euros destinado a salud mental.

"Jugando la Champions"

Hubo otros que tuvieron un poco más de suerte. Media decena de diputados que se presentaron como candidatos a las autonómicas del 28-M renunciaron a sus escaños unas semanas antes de la cita electoral y sus sustitutos pudieron disfrutar algunas semanas del Congreso. Uno de estos privilegiados fue Jorge Roselló, el primer diputado de IU de Baleares en el Congreso. "Tiré para adelante, pedí la excedencia, hice las maletas y a buscar una pensión en Madrid", cuenta sobre cuando se enteró que iba a ser diputado.

Jorge Roselló, exdiputado de IU. I. U.

La experiencia le duró poco -19 días, exactamente-, pero le caló: "Impresiona mucho. Es una sensación de que estás jugando en la Champions". Roselló explica que no pudo votar ninguna actividad legislativa de renombre, pero que se llevó un buen sabor de boca al apoyar una proposición no de ley de ERC que proponía ampliar los permisos retribuidos para acompañar a los hijos al médico. "El trabajo legislativo es este otro, el de votar pequeñitas cosas que te pueden mejorar la vida", dice. La espinita que le ha quedado clavada es no haber podido impulsar "la mejora del complemento de insularidad para los funcionarios del Estado".

"No te preocupes, papa, porque esto se ha acabado"

Maria Josep Picó, diputada por Compromís tras la marcha de Joan Baldoví para ser candidato en el 28-M, estaba el lunes en su despacho del Congreso preparando con su asesor toda la semana. "Tenía una llamada de mi padre. Le llamé y me preguntó '¿cómo estás? ¿podrás con todo? Estoy preocupado'. En ese momento vi en el whatsapp 'Elecciones' y le dije 'no te preocupes, papa, porque esto se ha acabado", narra. Aun así, Picó, periodista medioambiental y madre de dos hijos, seguirá en el Congreso ocupando un escaño en la diputación permanente hasta la constitución de las nuevas Cortes.

María Josep Picó, diputada de Compromís, durante el registro de sus dos primeras preguntas parlamentarias. COMPROMÍS

La diputada valenciana cuenta que tomar la decisión de aceptar el escaño fue compleja. Sobre todo a nivel familiar, debido a lo difícil que resulta la conciliación familiar con dos hijos. No obstante, asegura que ha merecido la pena y recuerda en momento en el que presentó dos preguntas parlamentarias por escrito al Gobierno sobre la restauración de castillo de Sagunto y sobre los efectos del cambio climática en la costa valenciana: "Me fui y las registré en persona. Me hice una foto y todo". En el tintero le quedó luchar por un nuevo sistema de financiación autonómica.

Ahora, con las listas electorales abiertas, solo González y Roselló están dispuestos a dar un paso adelante si se lo ofrece su partido. "Yo soy una emperrada. Creo que a la tercera puede ir la vencida", asegura la canaria. El ya exdiputado balear también está dispuesto, pero por lo pronto le toca volver a su vida habitual: "El martes mi jefa me llamó 'Jorge, cuándo vuelves' y dentro de una semana, a las 8 de la mañana, vuelvo a mi puesto de trabajo".

Compartir el artículo

stats