Suscríbete

Faro de Vigo

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Investigación

Dormir o no dormir en el Palacio de la Zarzuela. Esa es la cuestión para la defensa del rey Juan Carlos en Londres

Los abogados británicos del exjefe del Estado se quedan sin una prueba para ilustrar su pertenencia a la Casa del Rey

Dormir o no dormir en el Palacio de la Zarzuela. Esa es la cuestión para la defensa del rey Juan Carlos en Londres.

La visita relámpago de jueves a lunes de Juan Carlos I a España se desarrolla en un momento crucial del único procedimiento que tiene pendiente en la actualidad: la demanda civil de su examante Corinna zu Sayn-Wittgenstein contra él por presuntos actos de acoso, seguimiento ilegal de agentes del Centro Nacional de Inteligencia (CNI) en Londres y Mónaco, y difamación. El juez del Tribunal Superior de Justicia de Inglaterra y Gales, Matthew Nicklin, rechazó la inmunidad del emérito, denegó el permiso solicitado para recurrir en súplica, y abrió la puerta a la defensa británica para solicitar autorización a la Corte de Apelaciones en orden a presentar allí un recurso. El plazo vence a final de este mes de mayo.

Pernoctar o no pernoctar en el Palacio de la Zarzuela se ha convertido en el ser o no ser para Daniel Bethlehem y Philippa Wood, los dos abogados que ha contratado el bufete Clifford Chance en Londres, uno de los más caros del planeta, para salvar a su cliente Juan Carlos I ante un posible juicio que amenaza con hundir más, si cabe, su desprestigio. Porque afecta a su conducta personal y al uso de instituciones como el CNI en Londres y Mónaco, el otro lugar de residencia de su examante, en su esfuerzo por recuperar -infructuosamente- los 100 millones de dólares (64,8 millones de euros) de la “donación irrevocable” que le hizo en 2012 en Ginebra, Suiza. Un dinero que a su vez Juan Carlos I recibió como “regalo” -'pure gift' en inglés o donación sin contrapartidas- cursada por del ministro de Finanzas de Arabia Saudí, Ibrahim ben Abdulaziz Al-Assaf, siguiendo instrucción del rey Abdulaziz, el 8 de agosto de 2008 en una cuenta abierta para la ocasión en el banco Mirabaud de Ginebra ( la número 505523), cantidad que no declaró a la Agencia Tributaria española y por la que no se le ha abierto una investigación judicial ni fiscal, al considerársele “cubierto” por la inviolabilidad que le otorgaba la Constitución en su condición de rey y jefe de Estado (artículo 56.3).

¿Por qué dormir una noche en el Palacio de la Zarzuela puede tener tanta importancia?

“Es como pernoctar una noche en Buckingham Palace. Ese es el mensaje que podía haber transmitido la defensa en su recurso ante la Corte de Apelaciones. Ahora se tendrá que conformar con la foto de la familia real reunida el lunes en Zarzuela”, explica un abogado británico a EL PERIÓDICO, diario que pertenece a este mismo grupo, Prensa Ibérica.

Los letrados han basado su argumento sobre la inmunidad de Juan Carlos I, aun cuando ya no es rey en ejercicio, por su presunta condición de “soberano” y han puesto un signo igual entre “Familia Real y Casa Real”.

Los abogados de Corinna han sido tajantes: en España no hay más que un “soberano”. Se trata de Felipe VI. Sostienen que Juan Carlos I nunca, desde su abdicación en junio de 2014, ha formado parte de la Casa de Su Majestad el Rey, y han explicado al juez, que padre e hijo están distanciados al punto que el rey emérito se ha tenido que instalar en Abu Dabi a partir de agosto de 2020.

El juez Nicklin rechazó todos los razonamientos en su sentencia del pasado 24 de marzo. “Aunque no sea determinante, resulta notable que las pruebas presentadas por la defensa de Juan Carlos I no establecen que sea miembro de la Casa Real del rey Felipe VI. Ninguna evidencia se ha registrado por o de parte del Estado español, o del rey Felipe VI, en la que se diga que el demandado es miembro de la Casa Real. No ha habido ninguna reclamación por parte del Estado español en la que se invoque la inmunidad de Estado [ de Juan Carlos I] respecto a la demanda contra él o a algún aspecto de ella. No se ha aportado ningún certificado del secretario de Estado [del Reino Unido], según se exige en la ley inglesa de Inmunidad de Estado [1978]. Estoy satisfecho con el argumento de que no es miembro de la Casa Real española”.

En su sentencia, el juez es todavía más preciso e insinúa que el recurso que ha anunciado la defensa del emérito no va a prosperar. “Juan Carlos I no tiene dependencia de Felipe VI, el principal factor para tener la cualificación, según la Corte de Apelaciones, de miembro de la Casa Real. No vive con el rey actual y ni siquiera vive en España. Se ha trasladado en agosto de 2020 a Emiratos Árabes Unidos. Ser solamente miembro de la familia del Rey no puede ser suficiente porque de lo contrario la referencia a Casa Real sería redundante. Le he preguntado a la defensa [Daniel Bethlehem] si Juan Carlos I seguiría siendo parte de la Casa Real de Felipe VI si se mudaba a Siberia y dejaba de tener comunicación con su familia y me contestó que se resistía a asumir una posición en términos tan duros, pero eso era el resultado de sus argumentos. Para mí, sus explicaciones sobre la Casa Real no significan nada más que miembro de la familia. Este argumento debe ser rechazado”.

El juez es lapidario al rechazar la inmunidad “personal”, es decir, por ser Juan Carlos I quien es o ha sido. “De aceptarse el argumento de la defensa, si Juan Carlos I entra en una joyería de Hatton Garden [en Camden, el llamado “distrito del diamante” de Londres] y roba un anillo de diamante no se enfrentaría a un procedimiento civil o penal en esta jurisdicción (a menos que el Estado español renuncie a su inmunidad). Rechazo que tenga inmunidad personal”.

El comunicado de Juan Carlos I, difundido por la Casa Real a primeros de marzo pasado, tras el archivo de las diligencias en España, en el cual anunciaba su decisión -impuesta por Felipe VI- de que su residencia estable sería Abu Dabi- y su visita a España estos días han confirmado las afirmaciones del juez Nicklin en el sentido de que Juan Carlos I no es miembro de la Casa de Su Majestad el Rey. Si esa es la imagen buscada por Felipe VI, se puede concluir que ha sido “comprada” en Londres.

Por tanto, la foto de la familia real prevista para el próximo lunes en la Zarzuela ratificará a la justicia británica algo que no está en discusión: Juan Carlos i forma parte de la familia real.

Pero el hecho de que “ni siquiera pueda pernoctar una solo noche” en Palacio se encargará de desmentir que sea miembro de la Casa Real, algo que necesita la defensa británica para conseguir la autorización de la Corte de Apelaciones para presentar su recurso contra la denegación de inmunidad por parte del juez Nicklin.

El Gobierno de Pedro Sánchez ha hecho lo posible para lograr que Juan Carlos I no pase esa noche en Palacio.

Y, claro, también para que se sepa.

Compartir el artículo

stats