Elecciones en Andalucía

Juanma Moreno apunta al 26 de junio como posible fecha de las elecciones en Andalucía

El presidente andaluz sigue deshojando la margarita de la fecha y abre la posibilidad a que no sea un domingo: "Pueden ser también un viernes o un sábado en fechas en las que hace calor"

Juanma Moreno preside la reunión del Consejo de Gobierno.

Juanma Moreno preside la reunión del Consejo de Gobierno. / Álex Zea - Europa Press

Cristóbal G. Montilla

El escenario elegido para anunciar la fecha de las elecciones andaluzas no ha sido el museo malagueño consagrado por la Junta de Andalucía al legado de Pablo Picasso, quien llegó a decir que su carnet del Partido Comunista era "la consecuencia lógica" de su vida y de su obra. Tras la celebración en esta pinacoteca de la reunión semanal del Consejo de Gobierno, el presidente Juanma Moreno no se sacó de su meditada chistera un procedimiento de urgencia que activara la convocatoria de elecciones para el 12 de junio. A partir de ahora, las dos opciones entre las que se debatirá la celebración de los comicios serán las que ofrecen los días 19 y 26 del mes en el que estalla el verano. Y de estas dos, las del último domingo de junio es la más probable, tras lo apuntado por Juanma Moreno con insinuaciones que, prácticamente, desactivaban a ese domingo 19 en el que habrá numerosas celebraciones del Corpus. 

A la pregunta de si era el último, el penúltimo o antepenúltimo consejo de Gobierno, el presidente dijo que no va a ser el último Consejo de Gobierno, ni el penúltimo". Esto dejaría sobre el lunes 2 de mayo y el martes 3 de mayo las fechas en las que convocar las urnas para la última fecha de las más viables en junio: el domingo 26.

Respecto a la posibilidad de que los días 19 y 26 de junio sean las únicas fechas posibles, Moreno señaló que no iba a decir "ni pío" de ninguna de ellas. Y amplió el misterio al sugerir que no tienen por qué ser un domingo -como ya hizo Isabel Díaz Ayuso en la Comunidad de Madrid- porque "pueden ser también un viernes o un sábado en fechas en las que hace calor".

Además, con este y otros detalles Moreno vino a dejar claro que los comicios andaluces serán en junio y ni siquiera mencionó la posibilidad del otoño. Ni siquiera para jugar al despiste. Sus frases fueron todas en esa dirección: "No puedo tener un presupuesto para 2023, si no tengo a finales de agosto o principios de septiembre un Gobierno formado. Hemos abierto una reflexión para ver qué le interesa en este final de legislatura porque la legislatura está tocando a su fin, es evidente", afirmó.

En un contexto de turbulencias económicas complejas y subida de precios de dos dígitos, Moreno insistió en que "tener presupuestos para 2023 es fundamental y ese es el objetivo que nos mueve". "Ahora mismo, no es el último Consejo de Gobierno, queda legislatura. Todo está en periodo de reflexión y decidiremos pronto", defendió Moreno. 

De sus manifestaciones se desprende que hasta que no se oficialice el procedimiento y se disuelva el Parlamento, Juanma Moreno inaugurará todo lo 'inaugurable' y no se dejará en el tintero ningún anuncio o presentación que ensalce su gestión. Se ha corroborado también con la agenda diseñada para un periplo malagueño en el que Juanma Moreno alumbró la apertura de un centro de salud en Marbella la tarde anterior al Consejo de Gobierno. Y, para después de la esperada reunión, fijó el inicio de las obras de uno de sus proyectos estrellas en la capital malagueña: un macrohospital con casi un millar de camas. De momento, sus mensajes previos a la inminente carrera electoral se están recreando en su política sanitaria, que es precisamente uno de los caballos de batalla a los que se han encomendado el PSOE, Vox y Unidas Podemos en los últimos meses para erosionar al Gobierno andaluz del cambio que comparten el PP y Ciudadanos

Desde que abrió el melón del posible adelanto electoral para junio, Juanma Moreno se ha quedado solo ante su propio planteamiento y su intención de convocar los comicios ha sido cuestionada por el resto de fuerzas políticas con representación en la Cámara autonómica. Incluso, por sus socios de Ciudadanos en el Ejecutivo andaluz, a los que las encuestas le vaticinan la pérdida de prácticamente la totalidad de sus 21 escaños.

Tanto el vicepresidente de la Junta y líder orgánico del partido liberal en Andalucía, Juan Marín, como la portavoz parlamentaria, Teresa Pardo, han amplificado un mensaje encaminado al deseo de agotar la legislatura y postergar las urnas hasta el otoño. Sin embargo, el consejero de Transformación Económica designado por Ciudadanos, el independiente Rogelio Velasco, se alineó enseguida con la tesis del consejero de Hacienda y gurú económico del nuevo PP de Feijóo, Juan Bravo, quien le insistió a Moreno en la necesidad de llegar al último trimestre de este año con un Gobierno ya formado que permita alumbrar los presupuestos de 2023.

En las últimas horas y ante la posibilidad de que se fijasen los comicios para el 12 de junio, la meditación electoral del presidente andaluz también ha sido empleada como arma arrojadiza por la oposición. El secretario general y candidato del PSOE de Andalucía a la presidencia de la Junta, Juan Espadas, criticó este mismo martes que "Moreno-Bonilla lleva mucho tiempo deshojando la margarita y esto le sirve diariamente para que no hablemos de los muchos problemas reales de Andalucía, que son el fruto de su mala gestión". "Moreno Bonilla lleva semanas, incluso meses, hablando del adelanto electoral en Andalucía, y lo hace con el propósito de correr una cortina de humo que da vergüenza ajena", insistió un exalcalde de Sevilla que sigue inmerso en un proceso exprés orientado a popularizar su figura en las ocho provincias andaluzas.

Problemas en la izquierda andaluza

Asimismo, el coordinador regional de Izquierda Unida, Toni Valero, tildó de "irresponsable y caprichoso" el comportamiento de Juanma Moreno y lamentó que "toda Andalucía esté pendiente de lo que el señorito ya ha decidido pero todavía no quiere contar". A Valero, como al propio Espadas, no le viene especialmente bien que las elecciones sean convocadas de forma inminente. Su intención de encabezar la candidatura de un frente amplio de izquierdas no ha sido bendecida por Podemos, que es más partidario de situar en los carteles estelares al guardia civil y diputado por Cádiz Juan Antonio Delgado. Y, a su vez, este rifirrafe está aburriendo a Más País y a Equo hasta el punto de que la alianza electoral que habían suscrito las cuatro formaciones no termina de cuajar.  

Además, a Teresa Rodríguez el debate sobre las elecciones le está sirviendo como percha para reiterar las señas de identidad puramente andalucistas con las que ha diseñado un nuevo partido, tras su abrupta ruptura con Podemos y su posterior negativa a integrarse en un frente único de las fuerzas situadas a la izquierda del PSOE: "Mientras algunos están haciendo cuentas para ver cuándo les viene mejor adelantar las elecciones, en Adelante Andalucía estamos pidiendo que vengan recursos para Andalucía", señaló Rodríguez recientemente al reclamar que la comunidad más sureña de España albergue la sede central de la Agencia Espacial Española.

Por su parte, el portavoz parlamentario de Vox, Manuel Gavira, reiteró que "Juanma Moreno lleva meses demostrando que únicamente piensa en sus intereses electorales". "Solo Vox Andalucía quiere acabar de una vez con todas las políticas socialistas, los andaluces deben tener claro que Moreno Bonilla convocará cuando mejor le venga al PP", ha venido insistiendo Gavira.

No obstante, de la actitud de Vox se desprende cierto cambio de estrategia, tras haber solicitado hasta la saciedad el adelanto electoral. En los últimos días, a la vez que los sondeos disparaban el impacto en el electorado por encima de los 20 escaños, la explícita proyección de Macarena Olona como posible candidata a la presidencia andaluza ha pasado a un segundo plano. La intención del partido de Abascal es no oficializar a su cabeza de cartel hasta que Juanma Moreno le haya puesto una fecha definitiva a la cita andaluza con las urnas.  

Suscríbete para seguir leyendo