Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Tensión en las filas populares

¿Qué está pasando en el PP de Madrid? Los protagonistas de la guerra interna

Estos son los dirigentes implicados en una crisis que tiene desorientados a muchos sectores del partido, que no entienden este sabotaje a sí mismos

Isabel Díaz Ayuso y Pablo Casado.

Pese a que el PP ha revivido en algunas encuestas, Pablo Casado pasa por un momento agitado debido al enfrentamiento público con Isabel Díaz Ayuso por el control del partido a nivel autonómico. La dirección nacional recuerda estos días que, en una junta directiva, se decidió que el congreso interno se celebrará en el primer semestre del 2022, por lo que no ve bien que la presidenta de la Comunidad de Madrid haya abierto este debate ahora. Ayuso reclama convocar las primarias cuanto antes. El choque entre ambos, bajo la luz de los focos, tiene desorientados a muchos dirigentes del partido que no entienden este sabotaje a sí mismos.

Isabel Díaz Ayuso

La jefa del Ejecutivo autonómico quiere ser también la presidenta del PP de Madrid. Pide lo "natural", dice ella, porque es lo que ocurre en otras comunidades, donde sus compañeros que están en el Gobierno dirigen a la vez el partido. La primera semana de septiembre dejó ir en un corrillo con periodistas su intención de presentarse a liderar el partido, algo sabido por todos, también por Casado. Sin embargo, en la cúpula nacional ha molestado ese paso al frente, sobre todo, porque el asunto amenaza con eclipsar la convención nacional itinerante que el líder del PP está preparando para la última semana de este mes.

José Luis Martínez-Almeida

El alcalde de Madrid insinúa que también quiere presentarse a las primarias para dirigir el PP regional, pero no es tajante. Él mismo ha sugerido a dirigentes del partido, según ha podido saber este diario, que la dirección nacional le ha animado a que diga que está pensando en dar esa batalla. Su participación en esta historia permite que Casado salga con la excusa de que no puede decantarse ni por uno ni por otro y que prefiere que sea una tercera persona la que coja las riendas de la formación en esa autonomía.

Pablo Casado

El presidente del PP a nivel nacional está evidenciando su debilidad como líder al mostrar que teme que Ayuso le pueda llegar a hacer sombra. El pasado no siempre, pero a veces vuelve, y el episodio de Esperanza Aguirre amenazando a Mariano Rajoy, en 2008, con moverle la silla está todavía muy fresco en la vida de los populares. El partido en Madrid, por el número de militantes y compromisarios que controla, es vital para el congreso interno en el que se elige al candidato a la Moncloa. Casado lo sabe y está intentando evitar ese riesgo.

Miguel Ángel Rodríguez

Es el jefe de gabinete de Ayuso. Todos los dardos que salen estos días de Génova van directos a él. Creen en la sede del PP nacional que está maleando a la presidenta de la comunidad porque él está obsesionado con que llegue a la Moncloa y repetir así lo que ya hizo en los 90, cuando ayudó a José María Aznar a dar el salto de Valladolid a Madrid. Él, calloso en estas batallas internas, dice que no le importa y que está volcado en organizar el viaje a EEUU de los próximos días, una visita que coincidirá con la semana de la convención del PP.

Esperanza Aguirre

La exlideresa ha querido tener un papel relevante en esa crisis interna y se ha volcado en los medios de comunicación para dejar claro que la reclamación de Ayuso es lícita y positiva para el partido. Ella, a principios de siglo, concentró esos dos cargos y el PP en Madrid cabalgó sobre mayorías absolutas. En una entrevista en 'El Mundo' dijo que Casado estaba rodeado de "niñatos" y "chiquilicuatres", unos calificativos que escocieron al equipo del presidente de los populares.

Teodoro García Egea

El secretario general del PP, número dos de Casado, salió a frenar a Aguirre recordándole los numerosos casos de corrupción que la rodearon cuando ella presidía la Comunidad y también el partido. García Egea tenía motivos de sobra para estar molesto con ella, porque sabe, como admiten fuentes del entorno de la exlideresa, que cuando ella habló de "niñatos" y "chiquilicuatres" se refería a él (y no a Almeida). Aguirre y otros dirigentes del partido consideran que Casado no cuenta con un equipo que le aporte solidez experiencia.

Ana Camins

Es la actual secretaria general del PP. Ella y Pío García Escudero (presidente interino del PP de Madrid ras la dimisión de Cristina Cifuentes en 2018) son los que dirigen en estos momentos las filas regionales. Estos meses atrás Casado fantaseó con que Camins, amiga suya desde Nuevas Generaciones, representara esa tercera vía que él defiende, algo que ya está totalmente descartado tras el peso que ha adquirido Ayuso. "¡No la conoce nadie!", espetan en la Puerta del Sol.

Ángel Carromero

El presidente del comité electoral en el PP de Madrid también creció en Nuevas Generaciones, con Casado y Camins. Carromero, que saltó en 2012 a las portadas al ser condenado por Cuba por homicidio involuntario por el accidente de Oswaldo Payá, es uno de los políticos que está extendiendo entre los cuadros medios que el alcalde podría ser un buen jefe de filas. En la Puerta del Sol, durante la campaña del 4-M, lo vieron como "un enviado de Génova" a los actos. "Le dijimos amablemente que no le necesitábamos", recuerdan los de Ayuso.

Compartir el artículo

stats