Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Investigación

La UCO relaciona ingresos del testaferro de Zaplana con mordidas de Terra Mítica

Joaquín Barceló transfirió 7,1 millones a dos cuentas de Andorra el mismo mes que dos empresarios acusaron al exministro de cobrar comisiones

Eduardo Zaplana.

Uno de los presuntos testaferros de Eduardo Zaplana y amigo de juventud y de la peña Picarol, Joaquín Barceló, ingresó 7,1 millones de euros en varias de las cuentas que mantenía abiertas en Andorra entre mayo y junio de 2006. Los ingresos se realizaron en efectivo o por el método de compensación y los agentes del grupo de delincuencia económica 3 de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil han podido documentarlos uno a uno.

A los investigadores del caso Erial no les pasan por alto varias noticias simultáneas a estas inyecciones de dinero en las cuentas andorranas. "Coetáneos a estos ingresos en estas cuentas bancarias relacionadas con Joaquín Barceló en Andorra, se observan una serie de anotaciones en la agenda personal de Eduardo Zaplana, que se podrían corresponder con una acusación contra el propio Eduardo Zaplana sobre el presunto cobro de comisiones ilícitas en relación al desarrollo del parque temático de Terra Mítica", aseguran los agentes de la UCO en el informe aportado a la causa recientemente.

Anotaciones en la agenda

Los agentes se fijan, sobre todo, en las anotaciones que el exministro hizo en su agenda el 12 de mayo de 2006. Ese día se celebraba el XXV Aniversario de la Federación Valenciana de Municipios y Provincias (FVMP). Y el entonces portavoz del PP en el Congreso había volado la noche anterior con Spanair para asistir al evento organizado en la sede de la FVMP, que tenía anotado al mediodía. Aunque a las 13 horas anotó en la agenda lo que fue la bomba informativa del día: "Noticia: Denuncia diputados PSOE comisiones T. Mítica".

La casualidad quiso que mientras Zaplana asistía al acto de la FVMP transcendiera que dos diputados socialistas, José Camarasa y Antoni Such, habían denunciado ante la Fiscalía de Valencia la grabación que hicieron a dos empresarios investigados en el caso Terra Mítica en la que ambos imputados ligaban a Zaplana con el cobro de comisiones ilegales en obras de jardinería del parque temático. Los dos empresarios grabados afirmaban que hacían pagos a otro empresario imputado, Vicente Conesa (los tres serían finalmente condenados en la causa de Terra Mítica), también implicado en el escándalo de los mapas sonoro y verde de Benidorm cuando Zaplana era alcalde.

En estas grabaciones, los empresarios Antonio Moreno Carpio y José Herrero aseguraban que «el señor Conesa decía que se repartía la pasta con el señor Zaplana. Hablamos de 5.000 o 6.000 millones de pesetas entregados en bolsas. Vi cómo el señor Conesa metía la bolsa en el maletero del Boxter y nos fuimos a comer». Curiosamente, tanto Moreno Carpio como Conesa tenían cuentas en la Banca Privada de Andorra (BPA), al igual que el presunto testaferro del exministro, Joaquín Barceló.

Esa misma tarde, Zaplana ofreció una rueda de prensa en la sede del PPCV para anunciar una querella contra los dos empresarios que, finalmente, acabó retirando. En los días siguientes, Zaplana se reúne en varias ocasiones con sus dos presuntos testaferros, Joaquín Barceló y Francisco Grau, "que en aquel momento ostentaban cargos en la sociedad Terra Mítica" el 8, 14, 19 y 24 de mayo de 2006.

Compartir el artículo

stats