El presidente del Partido Popular, Pablo Casado, ha acusado este sábado a la izquierda de "resucitar el dóberman" y el "miedo" ante las elecciones del 4 de mayo y ha apelado a la concordia y la reconciliación de la Transición. Dicho esto, ha proclamado que el PP no quiere "ni piedras ni balas".

"Lo peor que ha hecho la izquierda es volver a resucitar el dóberman, el miedo. Es patético, pero es terrible que en política se te acaben los argumentos y se te acabe la decencia para intentar atemorizar a los madrileños", ha aseverado en un acto de campaña en un parque de Pozuelo de Alarcón en apoyo de la presidenta de la Comunidad de Madrid y candidata a la reelección, Isabel Díaz Ayuso, ante más de quinientas personas.

Tras defender el proyecto que presenta el PP a las elecciones, Casado ha aludido a la crispación que se ha instalado en la campaña tras el choque entre Rocío Monasterio y Pablo Iglesias, y ha pedido "unidad en las calles" y una "libertad sin ira" porque, según ha dicho, el PP "no quiere un país a garrotazos".

"Nosotros, a lo nuestro"

"No queremos ni piedras ni balas. No queremos ni amenazas ni insultos. No queremos ni boicots ni cordones sanitarios, queremos concordia, queremos paz civil y libertad", para resaltar que el PP quiere "una España en color y no en blanco y negro".

Un día después del polémico debate en la Cadena Ser, Casado ha criticado el tono de la campaña para las elecciones del 4 de mayo y sus "disputas pequeñas, miopes, de baja política" en un contexto de pandemia que ha acabado con la vida de miles de personas y de crisis económica.

Casado ha insistido en que "no está España para garrotazos", sobre todo después de los "100.000 fallecidos por el maldito Covid". "Nosotros a lo nuestro. Nos pagan un sueldo para servir a los españoles y resolver sus problemas, no para crearlos, pelearnos y gritar y molestar a quién piensa distinto", ha aseverado, para llamar a acudir con "ilusión" y "con ganas" el 4 de mayo para después "cambiar esa España que intenta recetar Pedro Sánchez". "Si desde el 4M a Pedro Sánchez le va mal, a España le va a ir muy bien, por eso hay que ir a votar", ha afirmado.

Durante su discurso, Casado se ha referido en múltiples ocasiones al presidente del Gobierno, a quien ha calificado de "rey Midas averiado" porque, ha subrayado, "todo lo que toca lo debilita, lo descompone".

"Cuando decimos que la libertad está en riesgo, no es una hipérbole, no es una exageración. (...) Como -desde la izquierda- no saben gestionar, están intentando debilitar todas las libertades", ha aseverado Casado, quien ha acusado a Sánchez de "destrozar" hasta el Boletín Oficial del Estado.

"Toca el BOE y acaba destrozando el BOE publicando una ley en la que se insulta al PP en su preámbulo, haciendo que el rey de España firme algo que es política de partido en el Boletín Oficial del Estado", ha continuado.

Casado ha hecho un llamamiento a una "libertad sin ira" y democrática, con el "espíritu de la Transición": "No vamos a permitir que nadie reabra la historia, reescriba la España de nuestros abuelos", ha prometido.

El proyecto del PP, ha apuntado, es "de puerta ancha, abierto, tolerante, transversal y centrado" y "la casa común del centro derecha" en la que "caben todos".

En este sentido, ha pedido el voto de antiguos votantes socialistas "que no se sienten identificados con un Partido Socialista de Sánchez que pacta con ERC, con Junts y con Bildu".

Ayuso defiende su gestión

En el mismo acto, la presidenta de la Comunidad de Madrid y candidata del PP a la reelección, Isabel Díaz Ayuso, ha insistido este sábado en defender su gestión al frente del Gobierno regional ante "circos" y "guerras estériles".

"Nosotros no vamos a estar ahora mismo para estos circos. Tenemos que hablar de lo que sí pasa y no despistarnos con lo que no pasa. No puede ser que después de dos años de lucha en soledad se fabriquen a última hora problemas inexistentes para tapar lo importante", ha recalcado la dirigente madrileña en un acto de campaña en Pozuelo de Alarcón, tras el debate electoral en el que toda la izquierda se levantó al no condenar la candidata de Vox, Rocío Monasterio, las amenazas de muerte que recibió el candidato de Podemos, Pablo Iglesias.

Ayuso vaticina que "estas elecciones van a cambiar el rumbo de España" Agencia ATLAS | Foto: EFE

La 'popular', quien ha pedido no caer "en guerras estériles" y "problemas que no tocan", ha hecho hincapié en que desde que avisó a Sánchez de que si "le iban mal las elecciones tendría que desaparecer de Moncloa, el que ha desaparecido de la campaña es él".

"Veo que ahora ha cogido el mensaje y nos manda a los ministros, que no son pocos, a hacer campaña contra la contra la Comunidad de Madrid, a aprovechar los viajes institucionales para arremeter contra el Gobierno de la Comunidad de Madrid cuando no contra el PP, confundiendo una y otra vez gobierno y partido", ha manifestado arropada, entre otros, por el presidente el PP, Pablo Casado, y el diputado y secretario cuarto de la Mesa del Congreso, Adolfo Suárez Illana.

Ayuso ha incidido en que ahora mismo hay "una cepa nueva india" que está otra vez poniendo en jaque al sistema sanitario. "¿Dónde está Pedro Sánchez? Es el momento que el presidente del Gobierno por una vez se eche los problemas de España a las espaldas", ha sostenido.

"No hay nadie al frente"

En este sentido, ha puesto el foco en que ahora hay otros gobiernos que van a exigir PCR a los viajeros que provienen de ese país. Según Ayuso, "ahora todo el mundo está cuidando sus fronteras" pero mientras el aeropuerto de Barajas sigue siendo "un coladero", pretenden "que la hostelería, que los comercios, que la cultura, se cierre".

"No hay gestión. No hay nadie al frente. Y ya veréis a la Consejería de Sanidad de la Comunidad de Madrid nuevamente indicándole el camino al presidente del Gobierno. Lo que hemos vivido siempre", ha dicho en presencia de parte del equipo técnico de la Consejería, que se ha acercado por primera vez a un acto de campaña.

Además, se ha vuelto a referir a los impuestos para apuntar a que Portugal ha anunciado que los bajará. Para la candidata del PP, con sus políticas el Gobierno de Moncloa lo que conseguirá es que la inversión se vaya "a otros rincones".

"No se está echando a las espaldas absolutamente nada, ni la pandemia, ni la economía, ni el futuro de España. Me gustaría ver dónde está el presidente y cómo vuelve a arreglar este problema porque si no volveremos a empezar una y otra vez", ha recalcado.

Abascal cuestiona a Iglesias

Por su parte, el presidente de Vox, Santiago Abascal, ha insistido este sábado en cuestionar las amenazas de muerte recibidas por el líder de Podemos, Pablo Iglesias, y ha denunciado que la izquierda lleva impidiendo que los ciudadanos voten "en paz y libertad" desde los comicios del año 2004 que se celebraron días después de los atentados del 11-M en Madrid.

"Alguno estaba fuera de las encuestas, fuera del Parlamento, y no sabe qué hacer a la desesperada para demonizar a Vox", ha denunciado en un mitin en la plaza de toros de San Sebastián de los Reyes, junto a su candidata a las elecciones madrileñas del 4 de mayo, Rocío Monasterio.

Abascal ha insistido en su tesis de la escasa credibilidad de las amenazas recibidas por Iglesias, de quien ha advertido que no acepta "lecciones de democracia" después del acoso que sufrieron él y su familia en el País Vasco. De hecho, ha asegurado tener documentadas hasta 87 amenazas y ataques recibidos.

"A mí también me dicen de todo y no lloriqueo como un cobarde. Y además a nosotros nos tiran piedras y no lloriqueamos. Nos amenazan de verdad y no lloriqueamos. Uno no puede creerse que está en la batalla de Stalingrado y después comportarse como un comediante y como un llorón", ha reprochado a Iglesias.

Críticas al PP

Además, Abascal ha dirigido este sábado un mensaje a los ciudadanos que dudan entre votar a su partido o al PP el próximo 4 de mayo y les ha recordado el Gobierno "de la traición" de Mariano Rajoy con 186 escaños o la actitud de "pato mareado" del actual líder de los 'populares', Pablo Casado, cuya formación cree que ya se puede bautizar como "la veleta azul".

Durante el acto central de campaña celebrado en la plaza de toros de San Sebastián de los Reyes, Abascal ha subrayado la importancia de apoyar a Vox y se ha dirigido a las personas "bienintencionadas" que dudan. "Quiero pediros que recordéis para qué sirvieron aquellos votos que le dieron a un señor 186 escaños", ha enfatizado sobre el Ejecutivo con mayoría absoluta de Mariano Rajoy.

Según ha evocado, los 'populares' entonces desde el Palacio de la Moncloa "mantuvieron" las políticas de la izquierda, las leyes de género, la memoria histórica, subieron impuestos o continuaron con la política antiterrorista de José Luis Rodríguez Zapatero.

Y a su juicio, esa actitud "no ha cambiado" y el actual líder del PP sigue "como un pato mareado". De hecho, ha subrayado que Casado ganó las primarias de su partido con un discurso duro y después en el Congreso tiene otra actitud, como la mostrada contra Vox durante la moción de censura que se debatió en octubre. Y ha ironizado con el hecho de que quiera representar "un cruce" entre la presidenta madrileña, Isabel Díaz Ayuso, y el de Galicia, Alberto Núñez Feijóo.

Este mensaje quiere que lo defiendan especialmente en sus casas los jóvenes, quienes ya fueron "los adelantados de Vox" hace unos años y a los que ahora ha emplazado a "asediar" a sus padres recordándoles "los 186 escaños de la traición y la mentira".

Abascal también ha advertido contra Ciudadanos, al que ha acusado de provocar estas elecciones para decir que sigue queriendo gobernar con Ayuso. "Para ese viaje no hacían falta estas alforjas", ha criticado, aunque cree que ha servido para dejar claro que "uno no se puede fiar de la veleta naranja".

Piedras para que no se les oiga

Pero además, ha criticado la "neolengua" del candidato del PSOE, Ángel Gabilondo, y el discurso "en chino" de la izquierda frente al lenguaje "román paladino" de Vox. "Nosotros no nos presentamos a las elecciones de la ONU, nos presentamos en España y tenemos un deber con nuestros compatriotas", ha subrayado.

Abascal cree que incluso algunos votantes socialistas creen que Vox tiene razón cuando escuchan su discurso y por eso los partidos de la izquierda se dedican a "apedrear" sus actos y así intentar evitar que los ciudadanos escuchen su mensaje. "Pero no van a poder con nosotros ni las piedras, ni la violencia, ni la Fiscalía", ha garantizado.

El líder de Vox ha vaticinado así un resultado "excepcional" para su partido el 4-M, pero ha asegurado que, más allá de la cifra concreta de concejales, el objetivo final es "asegurar una mayoría alternativa" a un "asalto comunista a la Comunidad de Madrid. De hecho, ha asegurado que no le importa tener unos resultados "modestos" para Vox si son suficientes para sumar una mayoría alternativa y lograr así un buen resultado "para España".

Monasterio no se cree al Gobierno

La candidata de Vox a la Presidencia de la Comunidad de Madrid, Rocío Monasterio, ha insistido este sábado en que "no se cree nada" del Gobierno de la Nación, en relación a las cartas amenazantes recibidas por parte del exvicepresidente segundo y candidato de Unidas Podemos, Pablo Iglesias, y ha asegurado que en Vox no tienen "miedo".

Monasterio se jacta de haber "echado" a Iglesias del debate: "Se fue como un corderito" Agencia ATLAS | Foto: EFE

En un acto celebrado en la plaza de toros de San Sebastián de los Reyes, junto al presidente de Vox, Santiago Abascal, ha hablado del debate de la cadena Ser y ha resaltado que Iglesias está donde está porque Pedro Sánchez ha pactado con "separatistas, bilduetarras y enemigos de España". "Quieren arriesgar lo que tanto tiempo se ha tardado en conseguir", ha apuntado la candidata.

"Nos ha costado mucho construir esta España que conocemos", ha continuado, a la vez que ha afirmado que en el debate estaban "rodeados de progres". "Lo que hay que aguantar en esta campaña, mucho progre y mucho medio de comunicación sometido a la izquierda, ya visteis a esta entrevistadora dándole la manita a Pablo Iglesias", ha señalado.

Mientras, ha subrayado que Iglesias salió del debate "con cara de cordero degollado" porque no está acostumbrado a que "una mujer le mire a los ojos y le diga cuatro cosas". "Se va a tener que acostumbrar", ha lanzado.

Considera que el Gobierno de la Nación está intentando acabar con la "prosperidad". "Todos estos que tenemos en el Gobierno son los que están arriesgando vuestro trabajo, el bienestar de vuestras familias, la seguridad en las calles, vuestra prosperidad, el futuro de vuestros hijos. Y aquí hay dos caminos, uno es conformarse y otro es sublevarse", ha trasladado.

Monasterio ha ensalzado que la gente está "harta" de los discursos "tibios y grises", además de que la izquierda "de salón" está imponiendo su discurso y defendiendo a "las mafias de okupación". "Esta izquierda pija que prefiere estar hablando de los observatorios de bienestar animal en vez de estar buscando vuestro bienestar", ha añadido.

Atreverse "a disentir"

Por otro lado, Monasterio ha aludido a los madrileños para decirles que Iglesias quiere acabar "con todo el que se atreve a disentir, a discrepar, a cuestionar sus mantras", mientras que ha subrayado que esto es precisamente lo que hace Vox "todos los días".

Así, ha indicado que molesta tanto su presencia. "Hemos venido a la política y a las elecciones en Madrid a garantizar con vuestros votos que la izquierda no entre en Madrid (...) No solo que no entre en Madrid, sino a que no se sigan haciendo políticas de izquierda", ha censurado.

También ha hablado de que el resto de candidatos no quiere que en la Comunidad de Madrid se reduzca el número de diputados. "Cuando les cuestionamos que son muchos entonces no podemos hablar, nadie quiere hablar de esto", ha defendido.

Ha aseverado que esto se debe a que los políticos están "alejados" del mundo real y viven "en su burbuja desde el chalé de Galapagar", mientras que a los madrileños se les imponen todas las restricciones. "Hay que levantar todos las restricciones, hay que dejar a la gente trabajar", ha recalcado.

Monasterio ha señalado que este tema es una "prioridad absoluta" para encarar la crisis social y económica a causa de la pandemia. "Solo están buscando su bienestar, no en el de todos los madrileños", ha criticado la candidata de Vox.

"Proteger Madrid"

De la misma forma, ha asegurado que a los madrileños los van a defender "en todos sitios" pese a que se les "amordace" y se les hagan "encerronas". "No tenemos miedo, nosotros no nos resignamos", ha apostillado.

Te puede interesar:

Monasterio ha resaltado que el mensaje de Vox es "fundamental" y que es "la única alternativa" a la izquierda, ya que son los únicos que "van a poner la cara" por los madrileños.

"Ya estamos consiguiendo que salgan como corderitos y que nos intenten callar. Vemos una corriente de gente que nos está escuchando y está viendo que solo nosotros vamos a poder proteger Madrid", ha afirmado y ha finalizado diciendo que van a "poner la cara" por la Comunidad de Madrid y todos los españoles.