El vicepresidente del Govern y president sustituto, Pere Aragonès (ERC), no asistirá a los actos en los que participará el Rey el próximo viernes en Barcelona, según confirmaron ayer fuentes del Ejecutivo catalán. Aragonès, el hombre fuerte de Esquerra, se ha mostrado especialmente crítico con la Monarquía los últimos meses. También su partido.

A los actos con el monarca tampoco asistirá la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, quien aplaudió la visita de Pedro Sánchez, pero adujo que no puede compartir eventos con Felipe VI ante los "hechos graves que afectan a la Monarquía, como que el Rey emérito esté fugado en una dictadura".

La portavoz de Esquerra, Marta Vilalta, exigió ayer al Rey que "si osa" acudir a Barcelona, "pida antes perdón por su discurso del 3 de octubre del 2017, en el que avaló la violencia policial" en el referéndum ilegalizado del 1 de octubre. Para Vilalta, "el monarca abdicó como Rey de los ciudadanos catalanes ese 3-O con un discurso infame".

Felipe VI "no es bienvenido en Cataluña", como no lo es "una Monarquía corrupta y con una trayectoria llena de escándalos", sentenció.