10 de septiembre de 2020
10.09.2020
Faro de Vigo

Interior gastó al menos 53.000 euros de fondos reservados en espiar a Bárcenas

El juez De la Mata considera acreditados la existencia de los pagos mensuales al entonces chófer del extesorero del Partido Popular para facilitar su seguimiento

10.09.2020 | 01:35
Bárcenas, bajo un paraguas, llegando a la Audiencia Nacional en 2018.

En los casos de corrupción son frecuentes los vasos comunicantes, y eso se acentúa aún más si en una de las causas lo que se investiga es cómo se torpedeó otra. Así ha ocurrido con la "operación Kitchen", en la que un dispositivo policial espió al extesorero del PP Luis Bárcenas para arruinar el procedimiento abierto con sus papeles para averiguar si su partido se financió de una "caja b." El juez que instruye este fleco del caso Gürtel, José de la Mata, considera acreditado que el espionaje al exsenador popular costó al menos 53.266 euros, que se pagaron de los fondos reservados del Ministerio del Interior cuando a su frente estaba Jorge Fernández Díaz.Los pagos más frecuentes corresponden con los abonos mensuales al Sergio Ríos, entonces chófer del extesorero.

"Han quedado acreditados 25 abonos entre los meses de julio del 2013 y septiembre del 2015 (...) La periodicidad ha sido mensual, acumulando un total de abonos en el periodo completo analizado de 53.266 euros", explica en uno de los autos incluidos en el procedimiento de la "caja B", cuyo secreto se levantó ayer . De esa cantidad, 50.000 euros corresponden a sueldos y salarios (pagados bajo el epígrafe de "colaboradores", como era el chófer de Bárcenas, Sergio Ríos) y el resto a gastos de comida (2.574 euros), transporte (496 euros) y un apartado que aparece un mes denominado total gastos (195 euros). Entre julio del 2013 y abril del 2015 el dinero fue entregado a Ríos por el principal imputado en el caso Tándem, en el que se enmarca Kitchen, el excomisario José Manuel Villarejo. Entre junio y septiembre de ese último año se ocupó el también imputado Andrés Gómez Gordo, apodado Andy o Cospedín por su relación con la exsecretaria general del PP Dolores de Cospedal.

Según De la Mata, también "ha quedado acreditado que personas y lugares del entorno de Bárcenas y de su esposa, Rosalía Iglesias, fueron objeto de vigilancia entre el 25 de julio y el 11 de octubre" del 2013; así como los días 22 de enero y 12 de febrero del 2014, "existiendo constancia documental de ello mediante notas de servicio".

El auto añade que estas vigilancias fueron efectuadas por el Área especial de Seguimientos, servicio adscrito a la Unidad Central de Apoyo de la Comisaría General de Información, a cuyo cargo estaba Enrique García Castaño, que es quien firma las partidas de gasto.

En esos partes de seguimiento diario, desclasificados por el Consejo de Ministros a petición del juez, consta cómo decenas de agentes vigilaron durante días enteros a Rosalía Iglesias, haciendo constar con quién se reunían, en qué tiendas entraban o si salían sin rumbo fijo. En ellos, Ríos es llamado "Moro" por los que se convertirán en sus compañeros, cuando se le recompense con el acceso a la Policía por haber vigilado a sus empleadores.

Registros

En los registros de Interior la "operación Kitchen" no consta como tal, pero los seguimientos figuran con la cobertura de averiguar dónde ocultaba su patrimonio Bárcenas, lo que De la Mata interpreta como una forma proteger a los agentes participantes y dar una apariencia de legalidad al dispositivo. En uno de sus informes los investigadores hacen constar que, según una nota intervenida en los registros del caso Villarejo, con la Kitchen se pretendía la "localización de documentos, así como el descubrimiento de actividades de interés policial-judicial" de Bárcenas, y también la averiguación de "la posible ubicación de documentación que tendría oculta en un escondite". Sin embargo, de las conversaciones intervenidas a Villarejo "se colige que, en realidad, se trataría de una operación encaminada a la localización de esos documentos y archivos, que habría tenido un resultado positivo y estaría coordinada por el entonces secretario de Estado de Seguridad (con conocimiento del Asturiano y del Largo)".

Un reciente informe de Anticorrupción afirma que los excomisarios imputados utilizaban ese primer apodo para referirse al entonces presidente del Gobierno, Mariano Rajoy. En concreto, el alias aparece un momento en una conversación que Villarejo, que se define como "el director de orquesta", mantiene con García Castaño, para animarle a advertir del riesgo que supone su destitución al frente de la unidad a su cargo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook