El juez de la Audiencia Nacional Manuel García-Castellón aplaza hasta el 28 de septiembre la comparecencia como investigada de Corinna Larsen, la antigua amante de Juan Carlos I. Sin embargo, no accede en principio a que preste declaración por videoconferencia: tendrá que desplazarse a Madrid.

En un auto, García Castellón no identifica "motivos sustanciales" que justifiquen que declare desde el despacho de sus abogados en Londres y considera que esa fórmula "resulta especialmente problemática cuando se trata de un investigado".