Alrededor de 200 personas no podrán ejercer su derecho al voto en el País Vasco por estar infectadas por el Covid-19, según el cálculo que hizo ayer la consejera de Salud, Nekane Murga.

La responsable de Salud informó del protocolo establecido para los ciudadanos que presentan una infección activa de coronavirus, que no podrán votar, y para los contactos que permanecen en cuarentena aunque hayan dado negativo en las pruebas PCR, que sí podrán ir a los colegios electorales cumpliendo una serie de medidas de prevención, según informa Efe.

Según este protocolo no podrán votar las personas que tienen un PCR positivo en los últimos 14 días o que presenten síntomas, quienes "deben permanecer en aislamiento, sin excepción, durante el periodo de tiempo indicado". En esta situación se encuentran en estos momentos unas 200 personas, indicó la consejera de Salud. Respecto a los identificados como "contactos estrechos" pero que han dado negativo, deben permanecer en "aislamiento preventivo y vigilancia".

Sin embargo, sí podrán acudir a votar, "pero con el compromiso de cumplimiento de unas medidas de seguridad". Estos ciudadanos tendrán que llevar el voto preparado desde su domicilio, del que únicamente podrán salir para ir al colegio electoral, para volver de inmediato a sus casas.

Cierre de campaña

En cuanto al cierre de campaña, las dos principales fuerzas en lid, el PNV y EH Bildu, escogieron sus respectivos feudos, Bilbao y San Sebastián, para lanzar una última llamada a la participación, con el caso de Ordizia en la mente de todos. Y, en el caso de la izquierda aberzale, como arma arrojadiza tras el veto del Ejecutivo vasco a los contagiados de covid-19 de la localidad guipuzcoana a que participen en las elecciones .

El lendakari Iñigo Urkullu, con todas las encuestas a favor, calificó la pandemia de "crisis grave y compleja, sanitaria, económica, sanitaria y emocional" ante lo que, informa Xabi Barrena, llamó a "participar el domingo para reforzar el modelo del PNV" que crea empleo y bienestar.

Por su parte, el coordinador de EH Bildu, Arnaldo Otegi, acusó al Gobierno de Urkullu de hacer dejación de funciones: "Culpan del rebrote de Ordizia a la gente y de la tragedia del vertedero de Zaldibar, a la empresa. Queremos un gobierno responsable", aseveró.