05 de julio de 2020
05.07.2020
Faro de Vigo
Crisis del coronavirus

La Generalitat no descarta confinar en sus casas a los vecinos de Lérida

El conseller de Interior dice que los locales podrán abrir: "La actividad económica no se ha parado"

05.07.2020 | 09:48
Varios Mossos realizan un control de carreteras en la comarca del Segrià.

La consellera de Salud de la Generalitat, Alba Vergés, ha advertido este domingo que el confinamiento perimetral de la comarca del Segrià podría durar más de dos semanas, y no descarta que haya que endurecer las medidas preventivas con un confinamiento domiciliario, si bien espera que no sea necesario.

En una entrevista en RAC1, Vergés ha considerado que "si la gente es muy consciente de lo que tenemos por delante, que no es ninguna broma, no debería hacer falta" extender las medidas de contención de la epidemia.

Vergés ha reconocido, sin embargo, que endurecer las medidas de contención, y obligar a un confinamiento domiciliario, es algo que su departamento ahora mismo "no puede descartar".

Sobre el confinamiento perimetral, ha señalado que podría durar más de dos semanas, y que si no es tan restrictivo como el que tuvo lugar en la Conca d'Òdena, es porque la situación en el Segrià no es tan grave.

La consellera de Salud ha rechazado que se haya reaccionado tarde en el Segrià: "Todo tiene que madurar" antes de tomar decisiones, y cuando está todo cerrado, entonces es cuando tenemos que salir a explicarlo, no antes". En este sentido, ha agregado: "Analizamos la situación y vimos que en una semana se habían duplicado el número de casos, por lo que, llegados a esta situación, hay que aplicar medidas extraordinarias".

Sobre la problemática de los temporeros, ha puntualizado que el 90% de los que se encuentran alojados en pabellones no están trabajando actualmente ya que la falta de "papeles" les impide hacerlo en muchos casos.

Ha culpado al Estado de esta situación porque "no sirve de nada mirar hacia otro lado" ya que con ello "se les niega el derecho de ser reconocidos como personas y a tener papeles".

Según la consellera, la Generalitat está insistiendo en la necesidad de regularizar su situación, pero también ha advertido que en la campaña de recogida de fruta "se mezcla todo, no solo hay temporeros, también hay mucha gente de los pueblos".

Multas de hasta 600 euros

Por otra parte, el conseller de Interior de la Generalitat, Miquel Buch, ha explicado este domingo que se impondrán multas de 100 a 600 euros a quienes se salten el confinamiento impuesto en el Segrià, según lo previsto en la Ley de Salud Pública.

En una entrevista en Catalunya Ràdio recogida por Europa Press, ha explicado que el confinamiento en el Segrià cuenta con un dispositivo "similar" al que se desplegó en la Conca d'Òdena (Barcelona), aunque entonces no se permitieron los desplazamientos por motivos laborales y ahora sí.

Preguntado por si los locales podrán abrir en normalidad este lunes en la comarca, Buch ha respondido: "Totalmente. En principio, la actividad económica no se ha parado".

Decisión consensuada

La Generalitat, asegura Buch, ha tomado la decisión de confinar el Segrià de forma consensuada y "con todo el peso y la fuerza de los datos, la experiencia y el conocimiento de los expertos".

"Lo que hacemos es, a medida que los datos nos dan una cierta crítica, nosotros activamos todos los servicios" de emergencias, mientras que las decisiones de tipo médico corresponden a la Conselleria de Salud, ha explicado.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook