15 de marzo de 2020
15.03.2020
Crisis del coronavirus

Portugal y España cerrarán la frontera para la actividad turística y de ocio

La restricción fue anunciada por el primer ministro luso tras una teleconferencia con Pedro Sánchez

15.03.2020 | 23:33
El primer ministro luso, António Costa.

Portugal y España van a restringir la circulación en la frontera común entre ambos países para la actividad turística y de ocio durante al menos un mes, manteniendo el transporte de mercancías y el paso de trabajadores transfronterizos.

La restricción fue anunciada hoy por el primer ministro luso, António Costa, tras la teleconferencia que mantuvo con el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, para abordar la gestión de las fronteras comunes.

"Tiene que haber la menor circulación posible en el espacio ibérico para garantizar la seguridad de portugueses y españoles", dijo Costa, que explicó que se busca especialmente evitar la llegada de turistas españoles durante la Semana Santa, una época del año en la que muchos ciudadanos del país vecino visitan suelo luso.

Las medidas concretas serán divulgadas este lunes, cuando está prevista una reunión entre los ministros de Interior y de Sanidad de la Unión Europea (UE) para definir medidas de control sanitario en las fronteras internas y externas del bloque comunitario.

Varios dirigentes municipales y regionales de Portugal, como también el líder opositor conservador, Rui Rio, habían solicitado que se restringiese la circulación en la frontera con España, uno de los principales focos del nuevo coronavirus, con más de 7.700 casos.

Portugal, que está en estado de alerta desde el viernes, contabiliza 245 positivos por coronavirus, 76 más que ayer, de los cuales 18 están en cuidados intensivos y ocho en estado crítico, aunque no se ha registrado ningún fallecimiento.

La región más afectada es la de Lisboa, con 116 positivos, seguida del norte, con 103.

El jefe del Gobierno portugués dijo que no descarta declarar el estado de emergencia, más duro que el actual de alerta, aunque señaló que los portugueses están viviendo de forma "muy responsable" esta crisis.

El Ejecutivo luso decidió este domingo endurecer las restricciones decretadas en los últimos días y, a la obligación de reducir el aforo de los restaurantes a un tercio, agregó que en los establecimientos comerciales sólo puede haber una persona por cada 25 metros cuadrados.

También prohibió el consumo de alcohol en la vía pública -para evitar que los clientes de las discotecas y bares cerrados opten por beber en la calle- y los eventos de más de cien personas.

Además, a partir de mañana se aplazará la actividad sanitaria no urgente y las farmacias pasarán a atender sólo a través de ventanillas, como hacían actualmente durante la madrugada, para evitar el contagio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook