25 de febrero de 2020
25.02.2020

Malestar en el Gobierno por los integrantes de la delegación que irá a la mesa de diálogo

El PSOE rebaja las expectativas sobre un acuerdo que resuelva la cuestión territorial, que coloca incluso en la próxima legislatura

25.02.2020 | 01:50
Torra, recibiendo en el Palau de la Generalitat a Marcel Mauri, vicepresidente de Òmnium Cultural. // Efe

La designación de los miembros que integrarán la delegación de la Generalitat que mañana se sentará en la primera reunión de la mesa negociadora sobre Cataluña genera malestar en el Ejecutivo de Pedro Sánchez. Torra dio entrada en la representación catalana a diputados y cargos orgánicos de JxCat y ERC cuando desde el entorno presidencial se advierte que se trataba de un diálogo "entre gobiernos".

ERC insistió durante las pasadas negociaciones de investidura, y llevó a su terreno a los socialistas, en principio partidarios de una mesa entre partidos, para que la negociación fuera entre los respectivos ejecutivos.

Los representantes del Ejecutivo central en la primera reunión de la mesa, convocada para mañana en la Moncloa, son todos miembros del propio Ejecutivo. Allí estarán el presidente, Pedro Sánchez; los vicepresidentes Carmen Calvo y Pablo Iglesias, y los ministros Salvador Illa, María Jesús Montero, Carolina Darias y Manuel Castells. En la parte catalana, tendrán asiento el presidente Torra; el 'vicepresidente, Pere Aragonès, y los consejeros Alfred Bosch y Jordi Puigneró. Además estarán cargos de JxCat, como Josep Pius y Elsa Artadi, y de ERC, como Marta Vilalta y Josep Maria Jové.

Los socialistas no ven con buenos ojos este movimiento, que atribuyen a las complejas relaciones entre posconvergentes y republicanos, que pese a que gobiernan de la mano en Cataluña se encuentran en plena guerra abierta, con las próximas elecciones catalanas en el horizonte. La presidenta del PSOE, Cristina Narbona, eludió ayer, tras la reunión de la ejecutiva socialista, valorar la composición de la delegación catalana, pero al mismo tiempo dejó claro que todo está sujeto a cambios, incluso la composición de la representación del Ejecutivo.

"Agenda para reencuentro"

Narbona se esforzó en rebajar las expectativas de la reunión. La solución territorial, insistió varias veces la presidenta del PSOE, no llegará a corto plazo, ni mucho menos, e incluso el acuerdo podría demorarse hasta la próxima legislatura. "El empeño es de una enorme envergadura y somos conscientes de ello. Son cuestiones que no se resuelven en una reunión o en dos. Quizá tampoco en 20 o en 30. El empeño puede ir más allá de los límites de una legislatura, aunque ojalá no sea así. La voluntad del Gobierno es avanzar cuanto más rápido mejor, pero siendo muy conscientes de la complejidad de lo que ahora se pone en marcha", advirtió la presidenta de los socialistas.

En la reunión de mañana, Sánchez pondrá encima de la mesa la llamada "agenda para el reencuentro", presentada tras la reunión que mantuvo con Torra en Barcelona. El documento incluye, entre otras medidas, promesas de mejora de la financiación y más inversiones en infraestructuras. "Este proceso de diálogo será dilatado en el tiempo. Debe comenzar por cuestiones donde la respuesta es factible, como las inversiones en infraestructuras. De entrada, no se van a poner sobre la mesa temas más allá de la agenda para el reencuentro", avisaba ayer Narbona.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook