El expresidente de la Generalitat Artur Mas, cuya inhabilitación de tres años por la consulta del 9N de 2014 finalizó ayer, considera que si Carles Puigdemont decide encabezar la candidatura de JxC en las próximas elecciones autonómicas, esta formación debería explicar que no podrá ser president, "para que nadie se pueda sentir engañado". Mas hizo estas declaraciones en una entrevista con la emisora Rac-1.

Mas insistió, como ya hizo el sábado por la noche en TV3, en que no luchará por ser candidato en los comicios. "No es mi deseo ni mi prioridad", explicó, antes de añadir que no desea volver a la política activa. Precisó, no obstante, que no puede "rechazar cualquier posibilidad si realmente hay mucha gente, a nivel interno y externo, que apuestan por esta posibilidad".

Pensamiento

El expresidente aseguró que escuchará lo que le pidan: "Intentaré encontrar una solución que no pase por mí", aunque "una cosa es lo que quieres y otra la que acaba pasando". Mas reveló que, en realidad, quiere dedicarse al pensamiento y a identificar nuevo talento político.

"Pienso que un país, para ir bien, necesita en la política personas que realmente tengan valía", sostuvo Mas. Ese tipo de personas son las que quiere identificar, dijo, para que se dediquen a la política en el futuro o en el presente.

Mas confesó, que a diferencia del actual presidente catalán, él sí habría descolgado del balcón de la Generalitat la pancarta que ha llevado a la inhabilitación de Torra: "A mí me habría gustado hacer como él, no descolgarla. Pero muchas veces lo que te gusta no es lo que acabas haciendo".

Ante la reunión del miércoles de la mesa de diálogo Gobierno-Generalitat, se mostró "escéptico sobre la posibilidad de conseguir una solución", porque, dijo, "ahora estamos en un pozo de desconfianza total". Mas aseguró que ERC parece querer reproducir el papel jugado en Madrid durante años por CiU.