El abogado Gonzalo Boye, que defiende a líderes independentistas catalanes como Puigdemont o Torra, tendrá que indemnizar al empresario Emiliano Revilla, secuestrado por ETA en 1988. Boye, que colaboró con la banda en la vigilancia del industrial, fue condenado en 1996 por detención ilegal a 14 años y 8 meses de cárcel y al pago de una indemnización solidaria con el resto de los condenados de 200 millones de pesetas (1,2 millones de euros). El ahora abogado se declaró insolvente. La Audiencia Nacional ha acordado hacer "efectivos los embargos" y "profundizar en la investigación patrimonial" de Boye para que se ejecute el pago.