El PSOE y Unidas Podemos (UP) apuntan al líder popular, Pablo Casado, por la corrupción del PP durante la época en la que Mariano Rajoy era presidente del Gobierno y estaba al frente de la formación conservadora. Entre el 2013 y el 2015, el Ejecutivo de Rajoy gastó 500.000 euros de dinero público, provenientes de los fondos reservados, para proteger al PP en el caso de su "caja B", según informó ayer la Cadena Ser, que accedió a información clasificada.

Los documentos, informó la emisora, reflejan que el ministerio del Interior, dirigido entonces por Jorge Fernández Díaz, empleó dicha cantidad en espiar a Luis Bárcenas, extesorero del PP, y recuperar y destruir pruebas en contra del partido.

El PSOE y UP creen que el PP debe dar explicaciones en el Congreso.