El Consejo de Gobierno de la Región de Murcia aprobó ayer el decreto ley de Protección Integral del Mar Menor, que prohíbe el uso de fertilizantes en los primeros 500 metros de franja costera, limita los ciclos de cultivos en el Campo de Cartagena y suspende temporalmente los nuevos desarrollos urbanísticos.

El texto establece medidas que limitan los usos agrarios, ganaderos, pesqueros, turísticos y urbanísticos en 2.400 kilómetros cuadrados del Campo de Cartagena y el mar Menor, que quedan divididos en dos zonas: la 1, que cubre un 15 % de la superficie y que contempla mayores restricciones, y la 2, que abarca el 85 % restante.

Así, las medidas entrarán en vigor en una horquilla de tiempo que va desde su publicación en el Boletín Oficial de la Región de Murcia (BORM) y un año después, estableciendo que en los primeros 500 metros desde el litoral no se podrán utilizar fertilizantes, estiércoles o abonado en verde.