El Gobierno consiguió ayer convalidar el decreto sobre la administración digital gracias al respaldo de PP y Ciudadanos. Unidas Podemos, el socio del PSOE en un futuro Ejecutivo de coalición, se abstuvo ante una medida que tiene entre sus principales objetivos combatir la república virtual catalana y ERC, cuya abstención necesita Pedro Sánchez para ser investido presidente, rechazó el decreto.

La de ayer fue la penúltima sesión de la Diputación Permanente, antes de que el martes próximo se constituyan las Cortes de la próxima legislatura. El decreto sobre la administración digital que el Consejo de Ministros aprobó apenas unos días antes de que arrancara la campaña electoral del 10N desató un debate intenso en el Congreso, enconado en distintas fases, y una votación significativa, al salir convalidado gracias al voto a favor del PSOE, del PP y de Ciudadanos. Esta amplia mayoría, 50 votos a favor, contrasta con los 10, entre ellos los de ERC, del bloque contrario a la medida del Ejecutivo.

La seguridad digital es el ámbito que abarca un decreto ley que, entre otras medidas, permite al Gobierno actuar con urgencia contra páginas web vinculadas al independentismo.

En un contexto como el actual, el decreto es "una ofensiva" del Estado contra Cataluña y traza "un peligroso sendero por el que han transitado no pocos regímenes autoritarios", afirmó la diputada de Esquerra Montserrat Bassa. El conseller de Políticas Digitales, Jordi Puigneró, calificó de "estado de excepción digital" la convalidación del real decreto ley y anticipa que el propio Sánchez está complicando su investidura.

Los anticapitalistas de Podemos, la corriente que lidera la andaluza Teresa Rodríguez, consideran que la abstención de su grupo es "el primer sapo" que la formación morada ha de tragarse por su pretensión de entrar en el Gobierno.

El Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) acordó ayer dejar en suspenso la apertura de las nuevas delegaciones de la Generalitat en Argentina, México y Túnez, que el Gobierno impugnó al entender que su objetivo era promover las tesis del independentismo.