11 de noviembre de 2019
11.11.2019

En Común retiene sus dos escaños y achaca su caída en votos a la división de la izquierda

Unidas Podemos obtiene 185.000 apoyos, 54.000 menos que en abril -Díaz advierte al PSdeG de que el rechazo a un Gobierno de coalición dificultaría la alternativa a Feijóo

11.11.2019 | 03:12
Vanessa Somoza, Yolanda Díaz, Antón Gómez-Reino y Ángela Rodríguez, ayer en Santiago. // Xoán Álvarez

Galicia en Común-Unidas Podemos logró retener los dos diputados que había obtenido el pasado mes de abril logrando 185.000 votos, pero perdió alrededor de 54.000 desde entonces, circunstancia que achacó a la fragmentación de voto en la izquierda, en alusión a la aparición de Más País, el partido de Íñigo Errejón, que apenas alcanzó 20.000.

Yolanda Díaz y Antón Gómez-Reino regresarán al Congreso como respectivos representantes de Pontevedra y A Coruña en un hemiciclo donde ya avanzaron que solo contemplan un Gobierno de coalición de Unidas Podemos con el PSOE, opción rechazada por los socialistas. La falta de entendimiento derivó en esta repetición electoral.

Díaz quiso sacar conclusiones positivas tras reprocharle a los socialistas el crecimiento de la ultraderechista Vox. "Dijimos desde el principio que estas elecciones eran una irresponsabilidad. Afortunadamente, el bloque progresista supera al de derechas", expuso acompañada de Gómez-Reino y otros candidatos.

Díaz culpó de la caída de votos de su coalición a la división de la izquierda. "La fragmentación de la izquierda no ayudaba. La suma de votos que perdemos es exacta a la que ganan fuerzas que no alcanzan representación", aseguró.

Los datos difieren, pues la izquierda autoproclamada rupturista pierde un 1,4% de apoyos desde abril. En Común pasó del 14,46% de votos el 28-A al 12,63% de ayer, mientras que Más País logró un 1,52% frente al 1,09 de En Marea, que esta vez no compitió, al igual que Anova.

Los gritos de "¡Sí se puede!" que precedieron a la comparecencia de los candidatos de En Común y la retención de dos actas no ocultan la paulatina caída de un sector político víctima de guerras internas desde que en diciembre de 2015 irrumpió bajo la fórmula de coalición En Marea y obtuvo 408.000 votos y seis diputados.

Díaz no quiso extrapolar los resultados de ayer a escala autonómica, pero el 10-N era el último test electoral antes de los comicios gallegos de 2020. Reprochó al PSOE que el regreso a las urnas situase de nuevo al PPdeG como primera fuerza en la comunidad, pero celebró que la derecha sume 10 diputados frente a los 13 de la izquierda (10 del PSOE, 2 de En Común y uno del BNG).

Díaz señaló que la coalición de Gobierno de socialistas y Unidas Podemos es la única fórmula para evitar otra cita electoral y para no comprometer una alternativa en Galicia al PP. "Si el PSOE decide pactar o llegar a acuerdos de legislatura con el PP, creemos que no va a estar en una buena posición en Galicia", cerró.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook