Los familiares de Francisco Franco protagonizaron el jueves, tras la reinhumación del dictador en el cementerio de Mingorrubio-El Pardo, momentos de tensión con la Policía, con la que mantuvieron un forcejeo, según se puede ver en un vídeo grabado en el panteón, donde tenían prohibido grabar imágenes, y que se dio a conocer ayer.

Los agentes habían requisado a los familiares, a la entrada del Valle de los Caídos, los teléfonos móviles que llevaban, para evitar la toma de imágenes de la exhumación y posterior reinhumación de Franco. No se descarta, en consecuencia, que los Franco hayan grabado imágenes de los actos.

En el vídeo de Mingorrubio, de muy pobre calidad de imagen, el interés recae sobre la grabación de audio, gracias a la cual pueden escucharse las protestas de algunos de los familiares, que se quejan de que los agentes no les dejaban salir del panteón.

"¡Esto es una dictadura!", dice uno de los Franco, a lo que otro añade: "¡Ya está bien hombre, un poquito de dignidad, después de lo que han hecho!".

Puede oírse también como una de las mujeres de la familia del general exclama: "¡Pero déjenos salir, por favor!", mientras que otro descendiente del dictador añade: "¡Qué vergüenza!", durante un pequeño forcejeo con los responsables de seguridad. Minutos después, ya a la puerta del cementerio, los familiares desplegaron una bandera de la dictadura.

La grabación sale a la luz después de que, el mismo jueves, el nieto del dictador Francis Franco explicara que habían "estado a punto de detenerle porque decían que había grabado un acto familiar", en alusión a los últimos cinco minutos que pasaron en el panteón del cementerio, que calificó de "desagradables".

Preguntada por el vídeo, la ministra portavoz en funciones, Isabel Celaá, explicó que "hubo una cuidada preparación, esmerada preparación" de todo el proceso y que "todo el mundo conocía las reglas del juego", por lo que, añadió, "no nos sentimos, en absoluto, acreedores a ningún tipo de queja".

Respecto a los vivas a Franco gritados por los familiares en el Valle de los Caídos, cuando el féretro con los restos del general golpista era introducido en el coche fúnebre, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, explicó en una entrevista en televisión que el Ejecutivo va a estudiarlas por si pudieran ser motivo para la apertura de un expediente sancionador, aunque considera que no fue el asunto principal en la exhumación.

"Vamos a estudiarlo, pero honestamente no tenemos que mirar el dedo, tenemos que elevar la mirada", declaró Sánchez, quien insistió en que lo de verdad importante es que la salida de Franco del Valle, donde yacen 34.000 víctimas de la Guerra Civil, fue una "gran victoria de la democracia".