08 de octubre de 2019
08.10.2019

Independentistas y "comunes" tumban la moción de censura de Cs y el PSC se abstiene

Torra renuncia a intervenir en un debate marcado por la ausencia de crispación y por el duelo dialéctico de Lorena Roldán con Iceta

08.10.2019 | 00:53
La portavoz de Cs en el Parlament, Lorena Roldán. // Efe

El Parlamento catalán rechazó ayer, como se preveía, la moción de censura de Cs al presidente de la Generalitat, Joaquim Torra, quien renunció a intervenir en un debate de siete horas en el que la líder naranja en Cataluña y candidata alternativa, Lorena Roldán, acabó protagonizando un duelo no con el secesionismo sino con el socialista Miquel Iceta. La votación arrojó 76 votos contra la censura -JxC, ERC, CUP y Catalunya en Comú-, 17 abstenciones (PSC) y 40 votos a favor (Cs y PP).

La sesión, marcada por la ausencia de crispación, respondió al guion previsto, con los independentistas dando el perfil más bajo a lo que tachaban de "farsa" electoralista. Roldán, más allá de sus acusaciones a Torra, concentró sus reproches en el PSC. En la tribuna de invitados, caras conocidas de Cs (Albert Rivera, Inés Arrimadas) y del PP (Cayetana Álvarez de Toledo).

Arrancó la sesión el presidente del grupo de Cs, Carlos Carrizosa, quien acusó a Torra de poner en peligro la convivencia. La réplica correspondía al Ejecutivo catalán. Torra delegó en la consejera de la Presidencia, Meritxell Budó, quien solo usó 10 de sus 30 minutos. En su intervención, expresó su "disconformidad con el uso de las instituciones para intereses netamente partidistas". Torra o algún otro miembro del Govern podían haber intervenido en cualquier momento del debate, pero renunciaron a hacerlo.

Después, llegó el turno de Roldán, que en una hora y cuarto de discurso arremetió contra Torra por "jalear a los violentos", en referencia a los miembros de los CDR detenidos por presunto terrorismo, y lo acusó de "ejecutar desde las instituciones un plan totalitario que atenta contra la convivencia".

Roldán lanzó reiterados llamamientos al PSC para que reconsiderara su abstención y, apelando al "espíritu del 8 de octubre" de 2017 -cuando los constitucionalistas llenaron el centro de Barcelona en favor de la unidad de España-, dijo que votar para echar a Torra era un "imperativo moral".

Por la tarde, Iceta le replicó con una vehemencia poco usual en sus discusiones con Cs. El líder del PSC se desmarcó de "la moción de la fracasada Lorena Roldán", alegando que "los números no dan" y que la de ayer fue una "operación propagandística" y "oportunista" que solo buscaba revertir las malas expectativas naranjas para el 10-N.

"Algunos esforzados propagandistas de su moción, de su grupo y también del PP han llegado a decir que hoy elegimos entre Torra y libertad, entre Torra y convivencia o entre Torra y concordia. Mire, eso no es cierto. Es un error considerar que solo son demócratas o que solo defienden la convivencia y la concordia quienes piensan como ustedes. Perdonen, es un planteamiento totalitario", dijo. Por los "comunes", Jéssica Albiach rechazó la moción, que tachó de "acto de campaña", y sentenció que "Cataluña no quiere más crispación".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook