05 de octubre de 2019
05.10.2019
Cuenta atrás para las elecciones

El PP acusa a Sánchez de forzar que el debate se haga antes de conocer el paro de octubre

- Calviño alerta a Casado contra un uso electoral de las cifras de empleo en la campaña - Tezanos denuncia "intoxicaciones" para alentar la abstención de la izquierda

05.10.2019 | 01:22
Pablo Casado, ayer, durante una visita al paso fronterizo ceutí del Tarajal. // Efe

El PP no se encuentra a gusto con la fecha del lunes 4 de noviembre, la ofrecida por el presidente del Gobierno en funciones, Pedro Sánchez, para celebrar el único debate electoral en el que está dispuesto a participar. Para el líder de los populares, Pablo Casado, Sánchez pretende con esa fecha que el debate a cinco se celebre la víspera de que el martes 5 de noviembre se conozcan los datos del paro correspondientes al mes de octubre.

"Nos da la sensación de que el Gobierno está intentado evitar unas cifras que previsiblemente no van a ser buenas", resaltó Casado, tras recordar los 13.000 nuevos parados registrados en septiembre y los 54.000 desempleados en agosto, así como la "destrucción de 200.000 afiliados a la Seguridad Social".

El presidente del PP denunció que el Gobierno de Sánchez "ya no puede ocultar las cifras económicas" que empiezan a llegar en materia de paro y de "desaceleración" de las exportaciones, la inversión internacional, el consumo de los hogares o el turismo. Casado resaltó que hasta el mismo Sánchez ha reconocido públicamente que hay "un enfriamiento de la economía". "España no va bien", proclamó, parafraseando el "España va bien" al que en su día tanto se aficionó el expresidente José María Aznar.

Las críticas del líder de los populares recibieron inmediata respuesta de la ministra de Economía, Nadia Calviño, quien alertó contra "un posible uso electoral de los datos de empleo".

"No debería decir lo que opino de un posible uso electoral de los datos de empleo", espetó Calviño, preguntada en la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. De paso, precisó que la Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre es "tremendamente estacional", por corresponder a los meses de verano, en los que el turismo nacional e internacional tiene un impacto muy fuerte tanto en las contrataciones al principio de la estación como en los despidos masivos al final de la misma.

Entre tanto, el presidente del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), José Félix Tezanos, polémico por sus métodos para elaborar el barómetro electoral, denuncia en un artículo publicado en la web de la Fundación Sistema, de la que es director, una estrategia de la derecha para extender la impresión de que los ciudadanos están muy molestos con la repetición electoral y lo harán patente mediante una amplia abstención.

Tezanos se refirió a las "pintorescas guerras de encuestas en las que brilla por su ausencia el rigor metodológico y científico". A su modo de ver, en numerosos sondeos "prevalecen los propósitos de manipulación de la opinión", a la vez que se intenta que "los verdaderos profesionales de la sociología sean reemplazados por singulares personajes instruidos en las técnicas de la intoxicación y la desinformación, más propias de otras profesiones". Todo ello se acompaña, prosigue, con intentos de denigración de los políticos para conseguir la abstención "progresista".

Todo ello lo publica en un artículo publicado en la web de la Fundación Sistema --de la que Tezanos es director--, recogido por Europa Press, con el título "Estrategias electorales, conspiraciones internacionales y efectos de la antipolítica".

La tesis de Tezanos es que los intentos de denigración de todos los políticos y el rechazo total a la política, "el fomento de climas de antipolítica, de división y de desafección entre los electorados progresistas persigue que no participen en las elecciones".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook