11 de septiembre de 2019
11.09.2019
Sin vías de acuerdo

Las posiciones inamovibles de PSOE y UP anticipan una vuelta a las urnas

Fracasa, entre reproches mutuos, el segundo encuentro de los equipos negociadores de ambos partidos en la semana clave para desbloquear la investidura

11.09.2019 | 01:17
Pablo Echenique, junto a otros miembros del equipo negociador de Unidas Podemos, tras la reunión. // E.P.

PSOE y Unidas Podemos (UP) solo coinciden en la inminencia de una vuelta a la urnas. En una semana decisiva para desbloquear la investidura, el segundo encuentro de los equipos negociadores fracasó ayer en medio de reproches mutuos entre las partes por sus posiciones inamovibles. Los socialistas rechazan volver sobre la oferta de un gobierno de coalición, mientras los de Iglesias defienden esa posición como paso previo a entrar en otras materias.

El PSOE "no se mueve de su planteamiento de formar un Gobierno de partido único", un "error" que "aboca definitivamente al país a elecciones anticipadas", constataba Pablo Echenique como cabeza del equipo negociador de UP, en los rostros de cuyos miembros era visible la decepción. "No hay una vía para alcanzar un acuerdo", aseguraba por su parte la vicesecretaria socialista, Adriana Lastra, tras cuatro horas de reunión sin resultados.

Ambas partes quedaron ayer al borde de la ruptura, aunque dejan la puerta abierta a nuevos encuentros. El tiempo apremia, sin que haya perspectivas de que la negociación pueda desencallar. El lunes sería el límite para un acuerdo que permitiera que el Rey propusiera un candidato viable, después de una nueva ronda de contactos con los partidos políticos. Los plazos se estrechan por los condicionantes formales: convocar un pleno ha de hacerse con 48 horas de antelación y entre las dos votaciones deben mediar veinticuatro horas. Todo ello tiene un complicado encaje, antes de que el 23 de septiembre concluya el plazo para investir a un nuevo presidente.

Además de la presión del tiempo está la presión del clima de deterioro de las relaciones entre el PSOE y Unidas Podemos, como consecuencia del fracaso de la investidura de julio. Ayer mismo, poco antes de que las dos partes se sentaran a negociar, Iglesias reclamaba a Sánchez en un programa radiofónico "altura de Estado" y reprochaba los "infantilismos" de los socialistas, al tiempo que dejaba constancia de su falta de sintonía personal con el presidente en funciones al señalar que la política "no va de caerse bien".

Ambos volverán a encontrarse hoy cara a cara en la sesión de control al Ejecutivo en el Congreso, en la que el líder de Unidas Podemos pedirá a Sánchez que haga balance del tiempo de Gobierno en funciones. Será su primer cruce en la Cámara Baja desde la investidura fallida de julio y el tono de la sesión servirá de termómetro de las relaciones. Hasta ahora la previsión era que Sánchez e Iglesias se encontraran una vez que los equipos negociadores allanaran el terreno.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook