Podemos teme estar siendo de nuevo objeto de espionaje por parte de las "cloacas" del Estado. Su grupo parlamentario, Unidas Podemos (UP), ha denunciado ante la Policía Nacional destinada en el Congreso entradas "no autorizadas" en despachos de tres de sus diputados, así como la grabación y publicación de imágenes de esas dependencias.

La portavoz del grupo, Irene Montero, explicó en rueda de prensa que ha elevado una petición de amparo a la presidenta de la cámara, Meritxell Batet, y resaltó que estos allanamientos constituyen "delitos graves".

Las fotos a las que aludió la portavoz fueron publicadas días atrás por dos medios diferentes y en ellas se muestran los despachos del secretario primero de la Mesa del Congreso, el parlamentario de En Comù Podem Gerardo Pisarello, así como el del líder de Podemos, Pablo Iglesias, y el de la propia Montero.

En la publicación sobre el despacho de Pisarello se informaba de que éste ha quitado el retrato del Rey que había en la estancia. Respecto al despacho de Iglesias, se aludía a unas obras acometidas para ampliar su superficie útil.

"No me cabe duda de que la presidenta del Congreso y la Mesa harán cuanto esté en sus manos y serán firmes para que las cloacas del Estado no campen a sus anchas" en el Congreso, dijo Montero. Fuentes parlamentarias citadas por "Efe" aseguraron que no les consta ninguna solicitud de obras por parte de Unidas P.odemos.