13 de junio de 2019
13.06.2019

Las defensas de Cuixart y Forcadell se quejan de que la Fiscalía "exagera"

13.06.2019 | 02:21

Los alegatos finales de los acusados estuvieron precedidos por los informes finales que presentaron los abogados de cinco de ellos (Jordi Cuixart, Carme Forcadell, Meritxell Borràs, Dolors Bassa y Santiago Vila). Las más beligerantes fueron las defensoras de Cuixart, Marina Roig, y Forcadell, Olga Arderiu.

Ambas letradas afearon a la Fiscalía y a la Abogacía del Estado su "tergiversación" de los hechos para acusar a sus clientes por rebelión. Arderiu lo resumió así: "De lo que se trata aquí es de exagerar la conducta de la señora Forcadell". Y Roig advirtió, ya al inicio de su exposición, que "la unidad de España no puede enturbiar un derecho fundamental. No se puede ponderar entre la unidad de España y el ejercicio de derechos fundamentales".

Lo que debe dilucidar la Sala, añadió, es si lo ocurrido en Cataluña en 2017 fue una cadena de hechos delictivos o un ejercicio del derecho de reunión (así, el 20-S).

"Sobredimensión"

Mariano Vergés, abogado de Bassa, alertó por su parte de la "sobredimensión" de los hechos enjuiciados, y en una exposición del todo coincidente con la de Javier Melero, el letrado de Joaquim Forn, afirmó que el Estado no necesitaba emplear la fuerza para impedir el 1-O, "le bastaba con no reconocer el resultado". Y, además, la votación "no supuso un grave peligro para el sistema constitucional". Si no, razonó, se hubiera declarado el Estado de sitio.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook