El candidato de Vox a la Presidencia del Gobierno, Santiago Abascal, acusó ayer al PP de "traidor a la patria" y de "arrodillarse ante Otegi" y advirtió que el 28 de abril "está en juego echar a Sánchez", del que dijo que se ha convertido "en enemigo de media España".

Abascal intervino en un acto electoral, acompañado por candidatos de su formación por Álava, en el que a diferencia de lo ocurrido ayer en los actos de Vox en Bilbao y en San Sebastián no hubo incidentes ni concentraciones contra este partido en el exterior del hotel en el que se celebró.

El presidente de Vox lamentó que en las otras dos capitales vascas los simpatizantes de la formación tuvieron que soportar a los "cachorros de Otegi", de los que ha dicho que "si no se evita volverán a ser perros rabiosos", y denunció que el Gobierno vasco "permitió ayer el acoso sistemático" contra ellos.

Abogó por que el día de las elecciones triunfe el sentido común para que "no ocurra lo que ha pasado en Andalucía", donde la "alternativa" del Gobierno formado entre PP y Ciudadanos con el apoyo de Vox "está siendo frustrada" porque "la derechita cobarde ve a los progres y se va a una esquina a llorar".

Denunció que el PP con el apoyo de la formación naranja podía haber aplicado el artículo 155 en Cataluña y "no uno de risa", pero "no se atrevieron y dejaron que el golpe avanzara".

Por eso pidió el voto "de los que quieran un aumento de la justicia contra los malhechores" y subrayó que el 28 de abril "está en juego echar a Sánchez", al que tachó de "enemigo de media España" porque "se apoyó en todos los enemigos de España para ser un presidente ilegítimo".

Abascal acusó al PP de haber "traicionado a la patria" y de haberse "arrodillado ante el macho alfa de Bildu", en referencia a Otegi, durante los gobiernos municipales de Vitoria en los que el popular Javier Maroto fue alcalde.

"El 28 de abril nos jugamos cosas muy importantes, nos jugamos la existencia de España y el mantenimiento de las libertades", clamó Abascal.