La abstención es la mayor preocupación de los socialistas ante las urnas del 28 de abril, una inquietud que queda reflejada en "Haz que pase", su lema de campaña con el que quiere emplazar a la responsabilidad individual de los votantes. El motivo electoral fue presentado ayer por Pedro Sánchez en un acto con amplia presencia de candidatos y cargos institucionales. La ambigüedad de la frase dio pie a réplicas humorísticas desde el PP.

"Que la abstención no nos robe el futuro", incitó el líder del PSOE en su intervención, al tiempo que advertía de que "urnas vacías son involución, frustración y crispación".

A 25 días de los comicios, los socialistas se marcan el objetivo de conseguir un alto nivel de participación no solo para ganar, sino para disponer de una base lo suficientemente amplia que les permita elegir con comodidad la combinación de apoyos para una nueva investidura de Sánchez.

"Haz que cuente" o "haz que valga la pena", una de las frases célebres de la película "Titanic", está detrás del lema de campaña socialistas, según desveló la ministra portavoz, Isabel Celaá. Ante las dudas y controversias sobre su ambigüedad, el secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, defiende el eslogan al considerar que "los buenos lemas son los que generan discusiones y polémicas".

El PP aprovechó las posibilidades del lema para añadir al "Haz que pase" un "y no vuelva". El secretario general del partido, Teodoro García Egea, pedía en las redes que "Por una vez en la vida, ahora más que nunca, hazle caso a Pedro Sánchez y al PSOE. Haz que pase".

Los socialistas mantendrán también su lema de precampaña "La España que quieres", con el que aspiran a centrar el debate electoral en asuntos nacionales, para dejar fuera los relativos a Cataluña, a los que intentan sacar partido PP y Ciudadanos.

El presidente Sánchez se reunirá hoy en Sevilla con el expresidente estadounidense Barack Obama. Ambos coincidirán en la cumbre del organismo internacional de turismo World Travel & Tourism Council.