11 de febrero de 2019
11.02.2019

PP, Cs y Vox concentran en Madrid a miles de personas en un clima preelectoral

El "clamor" en favor de la convocatoria de comicios generales es patente, según los convocantes, mientras que la izquierda considera un "fracaso" la manifestación

11.02.2019 | 01:46

Partido Popular, Ciudadanos y Vox concentraron ayer a a varios miles de manifestantes en la plaza de Colón de Madrid para protestar contra el Gobierno de Pedro Sánchez y exigir la inmediata convocatoria de elecciones. El número de asistentes oscila entre los 45.000, según la estimación de la Delegación del Gobierno, y los 200.000 en los que los convocantes cifran la concurrencia. Para quienes llamaron a manifestarse, el de ayer fue un "clamor" para desalojar al Ejecutivo salido de la moción de censura contra Mariano Rajoy. Para la izquierda y el soberanismo, en cambio, la convocatoria supuso un fracaso y queda muy por debajo de otras marchas.

Había ambiente preelectoral en torno al monumento a los Descubridores y bajo la enorme bandera española instalada por Aznar, replicada en las miles que, en todos los formatos, portaban los concentrados. La exigencia de comicios anticipados fue la más coreada, en concordancia con el lema de la convocatoria: "Por una España unida, ¡elecciones ya!". La convocatoria puede estar cerca si el miércoles se consuma la derrota del proyecto presupuestario del Ejecutivo en el Congreso. Las Cuentas para este año están detrás de la peor crisis política a la que se enfrenta Pedro Sánchez desde su llegada a la Moncloa. En un intento de conseguir que ERC y PDeCat retiraran las enmiendas de totalidad a los Presupuestos, el Ejecutivo accedió a introducir la figura de un relator en la mesa de partidos nacionales, todavía no constituida. Pese a ello, los soberanistas mantuvieron su rechazo al proyecto, que tiene que pasar su primer examen parlamentario en paralelo al comienzo del juicio a sus líderes en el Tribunal Supremo. El Gobierno dio entonces por rota toda negociación.

La rectificación del Ejecutivo no sirvió para desactivar la convocatoria en marcha. El manifiesto leído al final de la concentración refleja el detonante de la protesta. "Los acontecimientos de los últimos días suponen una humillación del Estado sin precedentes en nuestra vida democrática", denuncia el texto pactado por los convocantes, que subraya que "ningún gobierno está legitimado para negociar con la soberanía nacional". "La unidad nacional no se negocia" y los españoles "no están dispuestos a tolerar más traiciones, ni concesiones", apunta la declaración.

El manifiesto sustituyó a las intervenciones de los líderes, que hablaron al comienzo de la manifestación. En clave electoral, Pablo Casado anticipaba que "el tiempo de Sánchez ya ha acabado". "En cien días tenemos tres elecciones en las que podemos pasar de estas plazas a las urnas". El presidente del PP denunció la "rendición socialista" y los "tratos bajo la mesa" que, a su juicio, tejió el Pedro Sánchez "desde la moción de censura" con el único objetivo de "perpetuarse en el poder". La concentración es para Casado un "punto de inflexión" y de "esperanza" en que se pueda recuperar "la concordia y la legalidad" en España.

Albert Rivera asegura que "si Sánchez convoca elecciones" ya no harán falta más movilizaciones. "Ya basta de que los separatistas nos marquen el camino y que el conjunto de los españoles estemos al servicio de los que quieren liquidar este país", sentenció el líder de Ciudadanos.

Más contundente, el presidente de Vox, Santiago Abascal, apostó por "sofocar el golpe" en Cataluña "hasta las últimas consecuencias" con la detención de sus "responsables y conspiradores". Como ya lo hiciera Casado en los días previos, Abascal acusó de "traición" al presidente Sánchez, quien encabeza un Gobierno "ilegítimo y mentiroso, sostenido por los enemigos de España".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook