09 de enero de 2019
09.01.2019
Nueva vuelta de tuerca del partido de Abascal

Incertidumbre sobre el gobierno andaluz al rechazar el PP las exigencias de Vox

La ultraderecha exige iniciar el proceso de devolución de competencias de Sanidad, Justicia e Interior, derogar la ley de violencia de género y expulsar a 52.000 inmigrantes

09.01.2019 | 01:52

El PP rechazó ayer la lista de las 19 exigencias con las que Vox condiciona su respaldo para que el candidato popular Juan Manuel Moreno se convierta en el nuevo presidente de la Junta. Las propuestas de la formación de extrema derecha incluyen iniciar el proceso de devolución de competencias, derogar las leyes de violencia de género y expulsar a 52.000 inmigrantes. Las medidas son "un auténtico despropósito", según el PP, cuya negativa a seguir negociando con el partido de Abascal deja en total incertidumbre el futuro del nuevo Gobierno andaluz. Por eso populares y ultraderechistas se cruzaron ayer reproches culpándose mutuamente de frustrar el desalojo el PSOE del poder en Andalucía.

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, y su homólogo de Vox, Javier Ortega Smith, afrontaban ayer una reunión destinada a despejar los acontecimientos que vendrán después de que mañana la presidenta del Parlamento andaluz inicie las consultas con los grupos parlamentarios para proponer una candidato a la investidura para presidir la Junta. El objetivo del encuentro era que Vox garantizara que notificará a Marta Bosquet el apoyo de sus doce diputados al popular Moreno, lo que le permitiría convertirse convertirse en sustituto de Susana Díaz con la suma de los apoyos del PP, Cs y la extrema derecha.

El encuentro se torció casi desde el comienzo, cuando los de Santiago Abascal reprocharon la ausencia de Ciudadanos en la reunión. El partido de Rivera se desmarca de todo contacto con Vox y fía al entendimiento de la formación ultraderechista con el PP los intentos de dejar despejada la investidura de Moreno.

Vox puso sobre la mesa 19 medidas, que van desde la devolución de competencias a la administración central hasta el cambio del Día de Andalucía para conmemorar el fin de la Reconquista. Muchas de esas propuestas obligan a modificaciones del estatuto de autonomía para las que son insuficientes los 59 votos que suman PP, Cs y el partido de Abascal. En su conjunto constituyen "un auténtico despropósito", según los populares, quienes critican que Vox frustre una "oportunidad histórica" para iniciar un nuevo momento político en Andalucía. "Hay más alegría en las sedes del PSOE que entre los votantes de Vox en Andalucía", manifestaba la secretaria general del PP andaluz, Dolores López. Vox, por su parte, responsabilizaba a los populares de "dinamitar el cambio" al presentar un documento "innegociable", el acuerdo programático entre el PP y Ciudadanos, que incluye 90 medidas "ya cerradas".

La incógnita ahora es, de persistir la ruptura con la extrema derecha, qué candidato a la investidura propondrá la presidenta del Parlamento andaluz. La todavía presidenta Susana Díaz asegura que intentará ser elegida de nuevo y concurrirá como cabeza de la lista más votada. Adelante Andalucía, coalición de Podemos e IU, ofrece al PSOE la posibilidad de acordar un candidato de consenso, que tendría el respaldo de 50 votos, tres más de los que suma Moreno si no obtiene el apoyo de Vox, pero insuficientes para conseguir la investidura.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook