11 de agosto de 2018
11.08.2018
Acercamiento de presos etarras

Las víctimas acusan al PP de equivocarse por ver en los traslados un pago al PNV

El tuitero Remirez, condenado por enaltecer a ETA, pasa de Zaragoza a Álava - La hija de Jáuregui critica a los populares por perseguir un "rédito electoral"

11.08.2018 | 02:20
Remirez, en 2017, durante su juicio en la Audiencia Nacional. // Efe

El desencuentro entre las asociaciones de víctimas del terrorismo y el PP a propósito de la nueva política de traslado de presos al País Vasco se agrandó ayer con duras declaraciones contra los populares. La presidenta del Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite), Consuelo Ordóñez, consideró que el PP y Cs se equivocan al decir que el traslado de Asturias a Basauri (Vizcaya) de los presos de ETA Olga Sanz Martín y Javier Moreno Ramajo es un pago del Gobierno al PNV y Bildu por su apoyo en la moción de censura.

Ordóñez, hermana del dirigente popular vasco Gregorio Ordóñez, asesinado en 1995, explicó que fue el propio juez de vigilancia penitenciaria que dictó los autos de tercer grado quien le ha explicado que "se han cumplido todos los requisitos establecidos en la ley". El miércoles tanto Covite como la Asociación de Víctimas del Terrorismo (AVT) consideraron los traslados completamente legales.

Otra víctima de ETA, María Jáuregui, hija del socialista guipuzcoano asesinado por ETA en 2000 Juan María Jáuregui, pidió al PP que "no haga demagogia" con los acercamientos y le instó a que "deje de hablar" en nombre de las víctimas del terrorismo para "sacar rédito electoral", porque cada uno "piensa como piensa" y el PP "no puede representar a todas las víctimas". Jáuregui, como Ordóñez, insistió en que los traslados cumplen con la normativa penitenciaria, "que indica que los presos deben mantenerse lo más cerca posible de su domicilio, a poder ser".

En medio de la polémica, ayer se produjo un nuevo traslado, el del preso Alfredo Remirez, tuitero que fue condenado por la Audiencia Nacional en 2017 por enaltecer a ETA en las redes sociales y que pertenece al Colectivo de Presos de la banda (EPPK). Desde febrero Remirez se encontraba en el centro penitenciario zaragozano de Daroca, a casi 400 kilómetros de su residencia, y ha sido acercado a Zaballa para que cumpla los últimos meses de condena.

El tuitero fue juzgado y condenado por dar la bienvenida en Twitter a presos etarras a su salida de la cárcel. Su abogado aceptó una pena de un año y medio de prisión y una inhabilitación de 14 años y seis meses. Fue encarcelado por reincidencia al tener otra sentencia del año 2009., también por enaltecimiento de ETA.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine