10 de agosto de 2018
10.08.2018
Crisis humanitaria en el Mediterráneo

"Open Arms" critica al Gobierno por obligar a su barco a ir hasta Algeciras

Los 87 migrantes desembarcados no tendrán el trato especial concedido a los del "Aquarius" -Pablo Casado: "El PSOE me da la razón, no hay papeles para todos"

10.08.2018 | 01:59
Uno de los migrantes del "Open Arms" en el muelle de Algeciras. // E.P.

Los 87 migrantes rescatados frente a las costas de Libia el miércoles de la pasada semana por la organización "Open Arms" llegaron ayer al puerto gaditano de Algeciras sin incidentes y en un estado de salud aceptable dadas las condiciones de su odisea. Los migrantes -12 de ellos menores, de los que seis no van acompañados- son todos varones, en su mayoría refugiados de Sudán y Sudán del Sur, y no recibirán el trato especial acordado a quienes viajaban a bordo del buque "Aquarius" y de los otros dos buques llegados de modo extraordinario a España en los últimos dos meses. En total son 778 las personas llegadas a España en ese periodo por esta vía, frente a los 26.000 inmigrantes irregulares que han alcanzado las costas andaluzas en lo que va de 2018.

La llegada de los 87 pasajeros del "Open Arms" se produjo entre quejas de la ONG que los salvó de las aguas y ha despertado una polémica por la decisión del Ejecutivo de darles el mismo trato que a quienes arriban a la costa española en pateras.

El jefe de operaciones de "Open Arms", Ricardo Gatti, denunció a su llegada a Algeciras que el Gobierno ha incumplido las normas internacionales que rigen para los rescates. La normativa establece, explicó Gatti, que los náufragos y personas rescatadas en situaciones que hayan puesto en peligro su vida sean trasladados a un puerto seguro en el menor tiempo posible.

Por esta razón, añadió, la ONG solicitó, primero, atracar en el puerto de Palma, y luego los de Barcelona o Valencia, lo que les fue denegado. Gatti aseguró que si en vez de africanos indocumentados se tratara de náufragos de veleros, cruceros o ferris no se procedería del mismo modo y se les facilitaría el transporte al puerto seguro más próximo.

En cuanto al trato que ha decidido dispensarles el Gobierno español, implica que tras desembarcar y recibir atención médica, han sido puestos a disposición policial y trasladados al Centro de Atención Temporal de Extranjeros (CATE) de Algeciras, donde se les harán las primeras identificaciones en un plazo máximo de 72 horas. Por el contrario, el pasaje del "Aquarius", que llegó al puerto de Valencia el 17 de junio, fue trasladado a unos pabellones especialmente acondicionados para acogerlos y se les concedió un plazo de 45 días para regularizar su situación. Francia ha anunciado que acogerá a veinte de los inmigrantes.

La ministra de Política Territorial, Meritxel Batet, no dio ayer explicaciones claras sobre este cambio de actitud, calificado de discriminatorio por organizaciones humanitarias, y se limitó a afirmar que "simplemente se les aplica estrictamente la legislación, que no ha cambiado". Batet añadió que a los refugiados del "Aquarius" "también se les aplicó la legislación y no se vulneró en ningún momento la ley".

El comisario europeo de Inmigración, Dimitris Avramopoulos, descartó en Madrid el pasado viernes que España esté atravesando una crisis migratoria y consideró que la presión causada por la continua llegada de pateras desde Marruecos "es manejable". Con todo, Avramopoulos, que felicitó a España por la solidaridad demostrada en el caso del "Aquarius", advirtió que "no se puede continuar así".

El presidente del PP, Pablo Casado, manifestó ayer que el cambio en el trato concedido a los inmigrantes da la razón a sus polémicas declaraciones de días atrás en las que afirmó que "no hay papeles para todos". "En apenas dos semanas, el PSOE me ha dado la razón: no era posible la política de papeles para todos", declaró en Elche.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine