09 de abril de 2018
09.04.2018
Convención popular en Andalucía

Rajoy identifica a Cs como el gran enemigo del PP y silencia el "caso Cifuentes"

Los populares atribuyen a una "trama delictiva" urdida por el PSOE las irregularidades del máster de la presidenta

09.04.2018 | 04:03
Rajoy interviene en la clausura de la convención sevillana. // AFP

Ciudadanos se consolida como la peor amenaza para el PP. Rajoy no tuvo necesidad de citar a la formación de Rivera en el discurso con el que cerró ayer en Sevilla la convención nacional de los populares para que los "inexpertos lenguaraces" que no gobiernan y "tantos consejos regalan" fueran fácilmente identificables con el partido naranja. La intervención del presidente con Ciudadanos en el punto de mira y sin citar la situación creada en torno a Cristina Cifuentes marca la pauta de la estrategia del PP para los próximo meses.

Rajoy puso de relieve lo que considera logros de los populares preguntándose qué diría "esa colección de parlanchines si solo hubieran hecho la mitad". Él mismo ofreció la respuesta: "llenarían España de cartelones" y "se acabaría el incienso para tanto botafumeiro, no habría medallas para todos". En su letanía de reproches a Ciudadanos incluyó el agravio de que el precio que pone Rivera en el Congreso para permitirle gobernar es "mucho más alto" que el que reclama a los socialistas en Andalucía. "No tienen ni idea de España", concluyó su ataque al partido que las encuestas perfilan como el mayor rival electoral del PP. Rajoy puso al partido ya en guardia ante las elecciones municipales y autonómicas instando a la militancia a "salir a ganar".

El presidente también arremetió contra los socialistas al reclamar una "oposición útil y no fútil". "Otros prefieren cultivar la memoria histórica, crear un Estado federal o intentar la supresión de las reformas del Gobierno" mientras el Ejecutivo intenta sacar adelante los presupuestos, señaló el líder del PP.

El "ruido" de Cifuentes

Rajoy silenció la tormenta política desatada en torno a Cristina Cifuentes por la irregularidades detectadas en un máster universitario, que, junto a la puesta el libertad de Puigdemont en Alemania, ensombreció la convención sevillana de los populares. Hubo solo una alusión al "ruido" con el que se intenta tapar la acción de su partido, pero sin entrar en la batalla política más inmediata que tiene ante sí el PP. Forzados por Ciudadanos a aceptar una comisión de investigación parlamentaria sobre la presidenta madrileña, los populares deben presentar antes del mediodía de hoy las firmas de sus 48 diputados en la Asamblea para aclarar las irregularidades en torno al máster de Cifuentes. Para no secundar la moción de censura de los socialistas, la formación naranja les impone además aceptar un calendario de trabajo, que fija para el 20 de abril una primera reunión de la comisión investigadora.

El PP madrileño atribuye ahora a una "trama delictiva urdida por un militante socialista" las irregularidades sobe el máster de la presidenta. Además, los populares pusieron ayer en marcha una campaña en la red social Twitter para buscar pistas que ayuden a esclarecer el presunto "montaje". Por el mismo medio, organizaciones estudiantiles han convocado para hoy protestas y una huelga contra Cifuentes.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook