Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

El grupo parlamentario Socialista, un polvorín desde la victoria de Sánchez

La crisis abierta por la marcha de Eduardo Madina podría dar lugar a otras muestras de disconformidad entre dirigentes del PSOE

La tensión crece en el grupo parlamentario Socialista y la dimisión de Eduardo Madina, que se rumoreaba por los mentideros del Congreso, puede ser solo el principio de una serie de acciones encaminadas a expresar el malestar entre los parlamentarios socialistas y la actual dirección del PSOEen Ferraz. Las próximas semanas serán determinantes para saber si la crisis abierta por Madina se extiende a otros parlamentarios: no tanto porque dejen su escaño sino porque abandonen responsabilidad para las que habían sido llamados.El anuncio de que abandona la vida política quien fue contrincante de Pedro Sánchez en las primarias de 2014 se enmarca en una sensación de desafecto creciente entre los anteriores líderes del PSOE con la llegada de los sanchistas.

"Las decisiones en el grupo parlamentario se han tomado bajo dos ópticas: el sectarismo y el reparto de puestos que conllevan una asignación económica", según refirieron a este periódico varios diputados molestos. "Salvo la cuota de Andalucía, los puestos con un 'sobresueldo' como la diputación permanente del Congreso (aquellos diputados que siguen cobrando sueldo desde que se convocan elecciones hasta que se constituye el nuevo parlamento) han recaído en manos de los sanchistas", indicaron fuentes socialistas.Uno de los casos que más han indignado en el grupo parlamentario es el cese en la comisión de Educación de Manuel Cruz, un parlamentario de reconocida trayectoria para negociar un pacto de Estado educativo, que ha sido sustituido por la palentina María Luz Martínez Seijo, próxima a Sánchez.

Compartir el artículo

stats