03 de febrero de 2017
03.02.2017
Antetítulo para información asd ada sadsad sadaasda dsad sadasd

PP y Ciudadanos rechazan la renta mínima que el Congreso comienza a tramitar

La iniciativa legislativa de UGT y CCOO de abonar 426 euros a quienes carecen de recursos beneficiaría a 2,4 millones de personas - Tendría un coste de 11.000 millones de euros

03.02.2017 | 02:45
Ignacio Fernández "Toxo", de Comisiones Obreras, y el secretario general de UGT, Pepe Álvarez, en el centro de la foto, ayer a la puertas del Congreso, junto a representantes de los grupos que promovieron y respaldaron la iniciativa popular para implantar la renta mínima. // Efe

Todos los partidos, excepto PP y Ciudadanos, apoyan la concesión de una renta mínima de 426 euros para quienes carecen de empleo y recursos mientras buscan empleo. Los beneficiarios serían 2,4 millones y exigiría destinar más de 11.000 millones de euros, según la propuesta.

El pleno del Congreso aprobó ayer por 177 votos a favor y 165 en contra la Iniciativa Legislativa Popular de UGT y CCOO, convertida en proposición de Ley después de recibir el respaldo de más de 700.000 firmas y que será tramitada a partir de ahora en comisión. Se trata, según sus promotores, de un "rescate a las personas". Tras el inicio de su andadura parlamentaria, la proposición tiene por delante un largo e incierto recorrido.

El socialista Rafael Simancas fue el encargado de defender una iniciativa que se explica "por justicia social, por eficacia en términos económicos, porque supondrá una inyección directa al consumo, y por estabilidad democrática, para luchar contra la desigualdad".

El debate posterior de la proposición enfrentó a dos diputados, la popular Susana López Ares, que justificó la oposición de su grupo, y Segundo González, de Podemos, quien defendió la iniciativa de los sindicatos.

El PP rechaza la renta mínima porque considera imposible su financiación. López Ares aseguró en el Congreso que "no existe margen de maniobra" para dar cobertura económica a la propuesta, que, según señaló, tendría hasta ocho millones de potenciales beneficiarios y cuyo coste alcanzaría 50.000 millones de euros. La diputada del PP sostuvo durante el debate que "no se puede votar el inicio de un proceso que se sabe desde un principio que no es viable".

En el turno de Podemos, Segundo González defendió incrementar la renta mínima de 426 euros, cuantía que no permite salir del umbral de pobreza, hasta los 660, cifra que, según el parlamentario, encaja en las recomendaciones de la UE y "no es pedir la luna".

En línea con el PP, Ciudadanos rechazó la proposición de ley con críticas al PSOE por "podemizar" sus políticas. La iniciativa es inasumible en términos económicos y lo que "no se puede cumplir genera desconfianza, un caldo de cultivo perfecto para el populismo", según el portavoz de economía de Ciudadanos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook