03 de febrero de 2017
03.02.2017

La investigación del cobro de comisiones del 3% en CDC llega al consistorio barcelonés

- Interior desvincula la operación del acelerón del calendario secesionista - La CUP: "Es una bofetada al proceso"

03.02.2017 | 02:45
El fiscal Fernando Bermejo, en las oficinas del Puerto de Barcelona.

La investigación del pago de comisiones ilegales del 3% a la antigua Convergència (CDC) a cambio de la adjudicación de contratos públicos alcanzó ayer de lleno al Ayuntamiento de Barcelona, en la época de Xavier Trias en la Alcaldía (2011-2015), y a la autoridad portuaria de la Ciudad Condal.

La Guardia Civil detuvo a 18 personas, entre ellas el exteniente de alcalde Antoni Vives; el director del puerto, Sixte Cambra, muy próximo al expresidente de la Generalitat Artur Mas; el de la Fira, Constantí Serrallonga, y el antiguo responsable de los servicios jurídicos y excoordinador de régimen interno de CDC Francesc Sánchez.

En la "operación Pika" (la cuarta fase del conocido como "caso del 3%") se practicaron más de veinte registros en domicilios particulares y sedes de empresas. Entre los empresarios detenidos figuran José M., de la constructora Comsa-Emte, José M. Z. y Pedro L., de la compañía Oproler, y un directivo de la sociedad Rubau Tarrés, en Girona.

El titular del juzgado de instrucción número 1 de El Vendrell (Tarragona), que mantiene el caso bajo secreto de sumario, atribuye a los detenidos los delitos de blanqueo, financiación ilegal, cohecho y malversación.

Cambra fue arrestado mientras los agentes registraban las oficinas de la autoridad portuaria en busca de dos expedientes, uno de ellos el de la ampliación del muelle sur, adjudicada a Comsa, empresa que también fue registrada ayer.

Reacciones políticas

El ministro del Interior, Juan Ignacio Zoido, desvinculó la operación (que, especificó, fue ordenada por la autoridad judicial, no por la Guardia Civil) del posible acelerón del proceso soberanista y el adelanto a mayo del referéndum. Pero Trias apreció en ella una "clara intencionalidad política" y la vinculó con el comienzo, el próximo lunes, del juicio a Mas por la consulta del 9-N. El propio líder del PDeCAT y expresidente de la Generalitat, Artur Mas, consideró "otro montaje" la operación de la Guardia Civil ayer sobre la presunta financiación irregular de CDC.

Por su parte la CUP vio en el operativo "una tremenda bofetada" al proceso soberanista, que debe ser "impecable" y, lo mismo que Catalunya Sí Que Es Pot, negó que haya sido dirigida contra el independentismo.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook