10 de junio de 2014
10.06.2014

Silencio de Duran mientras Convergencia minusvalora su amenaza de dimisión

El Partido Popular el PSOE temen la pérdida de un interlocutor clave en la crisis catalana

10.06.2014 | 02:00
Josep Antoni Duran.

Dos consejeros del gobierno catalán, ambos de Convergencia, restaron ayer importancia a la más que probable dimisión de Josep Antoni Duran Lleida como secretario general de la federación nacionalista CiU, mientras que PP y PSOE destacaron su apuesta por el diálogo para resolver el problema en Cataluña.

Convencido de que el desafío soberanista de Artur Mas conduce a CiU a una debacle electoral, Duran está decidido a abdicar como rechazo al seguidismo a ERC. El socio democristiano tiene previsto hacerlo en cuanto Felipe VI sea proclamado nuevo Rey el jueves de la próxima semana. El democristiano ha dicho basta al desvarío soberanista convergente después de que Francesc Homs dijera que el Rey abdica para "proteger el negocio familiar" y, sobre todo, por la imposición de sus socios para que CiU se abstenga mañana al votar la abdicación del Rey, que él apoya en absoluta minoría. Duran ha comunicado a su entorno que será candidato a la Generalitat si Mas convoca elecciones plebiscitarias. Este paso es la señal de que la fractura provocada por el soberanismo en CiU es irreversible.

El consejero de Territorio, el también convergente Santiago Vila, destacó el "papel importante" de Duran y abogó por dar a al grupo de CiU en el Congreso un "un liderazgo fuerte y perfectamente alineado" con el proyecto separatista que lidera el presidente catalán, Artur Mas. "El Santo Padre cambia, cambian los reyes, y cambian también los liderazgos en los grandes partidos; por lo tanto, en algún momento dado también es lógico que haya liderazgos que cesen en su actividad y aspiren a tener otras funciones", dijo en un intento de minusvalorar el impacto de la marcha de Duran.

Mientras el silencio en Unió hace imposible valorar hasta qué punto el contagio del soberanismo de CDC ha podido debilitar a Duran dentro de su grupo.Frente al desdén convergente, tanto el Gobierno como el PSOE temen que esta renuncia suponga para ellos la pérdida de un interlocutor insustituíble. El presidente del Congreso, Jesús Posada, calificó de "golpe fatal" y "tema grave" la posible marcha del líder de Unió y por ello ha pedido a Artur Mas que reflexione "seriamente" sobre el "mal camino" de su apuesta independentista.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine