El presidente del PSOE, José Antonio Griñán, ha supeditado las primarias al resultado del congreso extraordinario de los socialistas de julio próximo y ha matizado que para que todos los militantes puedan elegir a su dirección, la ejecutiva debe "conciliar" esa opción con los estatutos.

En una entrevista en la cadena Ser, Griñán ha señalado que tras el congreso se verá la situación en la que está el partido para luego convocar las primarias, previstas en noviembre próximo, y ha reiterado que su opinión es que se celebren lo más cercano posible a las elecciones.

"El problema ahora mismo no es quién es el líder de cara a una convocatoria electoral, es el partido, que soluciona sus problemas con un congreso", ha señalado Griñán tras alabar al secretario general, Alfredo Pérez Rubalcaba, por su decisión de convocar el congreso, que debe ser "de unidad" y no "contra nadie".

El expresidente de la Junta ha insistido en la necesidad de que el PSOE sea un partido "unido y fuerte" capaz de ganar las elecciones, y ha dicho que para ello se debe aplicar el modelo de los socialistas andaluces, a cuya secretaria general y presidenta de la Junta, Susana Díaz, considera la mejor líder socialista del país y además aporta "unidad y votos".

Griñán ha dicho que Díaz tiene como preferencia Andalucía y le apoya en ese objetivo, aunque ha agregado que "depende del modelo" podría ser secretaria general del PSOE y presidenta de la Junta, como ocurre con el PP con María Dolores de Cospedal, que es secretaria general y presidenta de Castilla-La Mancha.