El ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, habló ayer de "actualizar" la Constitución, pero sólo si fuese "necesario" y siempre teniendo en cuenta el "espíritu de concordia, consenso y compresión" en que se fraguó el texto de 1978, pues, a su juicio, "tocar una obra de esta calidad humana, social y política exige hacerlo con enorme delicadeza, conocimiento y con el espíritu patriótico que la alumbró entonces".

A todo ello añadió el Ministro que el resultado de las elecciones europeas "impone reflexionar sobre lo que está ocurriendo en el mundo, la UE y España, para intentar saber qué es lo que tenemos que hacer para actualizar los pactos de convivencia de 1977".

Eso sí, Margallo quiso dejar meridianamente claro que no cree que el independentismo fuera el vencedor en los comicios en Cataluña y, ya puestos, aprovechó para advertir a CiU y a ERC que la independencia de Cataluña "no se va a producir, como no se va a producir la consulta".

"Ha habido una enorme movilización de independentistas, han ido a las urnas, lo cual demuestra cuál es su techo. Otras personas no independentistas han preferido abstenerse", concluyó Margallo, quien dijo que este asunto exige "una reflexión más seria".

En su respuesta, el portavoz del Gobierno catalán hizo justamente la lectura contraria. Francesc Homs anunció que el Ejecutivo de Artur Mas se siente "reforzado" tras las europeas en su hoja de ruta soberanista, y exigió al Gobierno del PP que "no engañe" a la ciudadanía con una lectura "frívola" de los resultados.

Mucho más lejos fue el líder de ERC, Oriol Junqueras, quien espoleado por el primer triunfo de su partido en unas elecciones desde la II República, vaticinó que la República Catalana llegará en 2016 "como muy tarde".

En una entrevista publicada por "El Mundo", Junqueras razona que, en caso de ganar la consulta del 9 de noviembre, proclamar la República Catalana "será cosa de año y medio".

De otro lado, el director de los Mossos d'Esquadra, Manel Prat, anunció su dimisión tras saber que ICV-EUiA había incorporado una enmienda a una moción de ERC para que en el Pleno de mañana votara su destitución por la gestión que ha hecho de la lesión producida por una pelota de goma a Esther Quintana.