La exministra y exconsejera andaluza Magdalena Álvarez no había depositado a mediodía de ayer su fianza civil de 29,5 millones de euros por los ERE. Fuentes judiciales señalaron que su posible recurso no paralizará la obligación de pago y, en caso de incumplimiento, el posterior embargo de sus bienes.

La exconsejera socialista dispone de un día de plazo, a partir de la notificación del auto a su abogado y procurador, para depositar en el Juzgado 6 de Sevilla los 29,5 millones en efectivo, mediante aval bancario o garantía hipotecaria. Abogados personados en la causa dan por hecho que la exministra no dispone de ese dinero en efectivo ni posibilidad de conseguirlo.

Un eventual recurso contra la fianza no es suspensivo, por lo que dentro de unos días la secretaria judicial iniciará el proceso para localizar, a través del centro de información del Consejo General del Poder Judicial, bienes de su propiedad sobre los que trabar embargo.

Este proceso se ha llevado a cabo ya con buena parte de los 145 imputados por los ERE, a los que Mercedes Alaya ha embargado pisos y fincas, cuentas, las posibles devoluciones de Hacienda y, una vez agotadas esas fuentes, coches y motocicletas.

Hasta ahora, la Sección Séptima de la Audiencia de Sevilla, encargada de todos los recursos sobre los ERE, ha confirmado las decisiones de Alaya sobre las fianzas civiles, entre ellas los 807 millones impuestos en 2012 al exconsejero de Empleo Antonio Fernández, la más alta del caso, pues respondía a todas las ayudas pagadas con la partida 31L entre los años 2001 y 2010.