El exportavoz de Batasuna, Arnaldo Otegi, ha afirmado, en una carta leída en la apertura del congreso fundacional de Sortu, que la formación "ha nacido en un estadio en el que aún sigue vigente la violencia de los Estados, esa violencia que constituye el origen del conflicto político aún irresuelto".

"Los Estados español y francés siguen negando la condición de nación a Euskal Herria y siguen negando su derecho a la libre determinación", asegura el exlíder de Batasuna en una misiva que ha enviado desde la cárcel de Logroño, donde se encuentra cumpliendo condena por el 'caso Bateragune'.

En la carta, a la que ha dado lectura Karmele Aierbe, Otegi, que ocupará la Secretaría General de Sortu cuando salga de prisión, pone en valor la constitución del partido como "un nuevo instrumento de lucha en manos del pueblo abertzale de izquierdas". "Lo hacemos tras una década de ilegalización, de persecución política, de condenas y encarcelamientos que aún hoy estamos padeciendo", agrega.

En su opinión, Sortu se constituye "en un contexto en el que no se dan las condiciones democráticas básicas para el ejercicio de dicha actividad política en igualdad de condiciones para todos los proyectos" y lamenta, además, que nace "pendientes de juicios por haber desarrollado simple y llanamente actividad política".

En cualquier caso, asegura que Sortu surge "como fruto de una nueva relación de fuerzas y la utilización revolucionaria de la legalidad burguesa que nos ha permitido dar este paso" y defiende que "Sortu es legal porque hemos generado las condiciones suficientes como para que el Estado considere que su posición ilegalizadora le generaría más costes que beneficios". "Esa es la clave", enfatiza.

"APROVECHAR TODAS LAS OPORTUNIDADES"

Ante esta situación, Otegi emplaza a "aprovechar todas las oportunidades" y sostiene que "la creciente descomposición y fragilidad del modelo territorial, económico y político generan las condiciones suficientes como para que cada vez mayores y amplías capas populares sean más receptivas a la necesidad imperiosa de construir una alternativa integral frente al actual estado de cosas".

"Construir esa alternativa, ofrecérsela a nuestro pueblo y articular en torno a ella grandes mayorías es nuestro objetivo primero, la primera de todas nuestras tareas", remarca el exlíder de Batasuna, para defender que "solo desde la construcción de amplias mayorías podremos aspirar a alcanzar nuestros objetivos políticos".

En este sentido, remarca que desde la izquierda abertzale defienden "la necesidad de articular mayorías nacionales y de progreso en la medida en que contribuyan a ir alcanzando los objetivos de una Euskal Herria independiente y socialista". "Esa es nuestra disposición", sentencia.

Además, resalta que "la nueva estrategia" de la izquierda abertzale, no sólo es diferente por la desaparición de la lucha armada, sino que "también implica una revolución mental encaminada al diálogo, al convencimiento, a la organización y a la lucha en nuestra actividad política". "Debemos hacer todo eso a la vez", agrega.

"La izquierda abertzale no nació para resistir eternamente ni para protestar, la izquierda abertzale se organizó para resistir sí, pero sobre todo para generar las condiciones que nos lleven a la libertad, para pasar de la resistencia a la victoria. Y vamos a ganar, claro que sí, tenemos que ganar la libertad de nuestro pueblo junto a la mayoría de la sociedad vasca", afirma Otegi.