13 de noviembre de 2009
13.11.2009

Más de medio centenar de agentes privados llegan a Somalia para proteger a los atuneros

Embarcarán cuatro por buque en un total de trece atuneros que faenan en la zona.

13.11.2009 | 10:14

Mas de medio centenar de agentes privados, cuatro en cada buque, se desplazarán a lo largo del fin de semana a las Islas Seychelles, donde se encuentran amarrados 13 barcos atuneros españoles a la espera de obtener las medidas de seguridad adecuadas para volver a faenar en las costas de Somalia y afrontar la amenaza pirata.

Según fuentes de la Confederación Española de Pesca (Cepesca) consultadas por Europa Press, los agentes llegarán al Puerto Victoria (Seychelles) el próximo fin de semana en un avión del Ejército de Aire. Aún no se conoce la fecha exacta de su salida, pero sí que despegarán de Madrid y harán escala en Valencia antes de viajar a las islas.

Los agentes privados, pertenecientes a una empresa española, se han formado durante la última semana en una base naval de Cartagena (Murcia) con el objetivo de adiestrarse "en este tipo de situaciones". "La mayoría de los agentes son ex militares que cuentan con licencias, por lo que viajarán a Puerto Victoria de forma inmediata para garantizar la seguridad de nuestros buques pesqueros", afirmaron estas misma fuentes.

En Puerto Victoria aguardan 13 atuneros españoles que comenzarán a faenar cuando los agentes lleguen a la zona. Según las mismas fuentes, los entre 50 y 60 efectivos que se desplazarán al lugar se distribuirán en grupos de cuatro entre los pesqueros.

Esta mañana, la ministra de Defensa, Carme Chacón, mantuvo un encuentro con representantes de las asociaciones de armadores de buques atuneros (ANABAC y OPAGAC, integradas ambas en Cepesca). En la reunión, que duró más de dos horas y en la que también estuvo presente el secretario de Estado de Defensa, Constantino Méndez, se abordaron los preparativos que quedan pendientes relacionados con la logística para el traslado de agentes y armamento militar a la zona.

Defensa explicó a Europa Press que se encargará de transportar a las Islas Seychelles, en el mismo vuelo, a los agentes y las armas, que han sido compradas por los atuneros y sólo se podrán utilizar dentro de los barcos. Según la nueva normativa, los agentes de seguridad de los atuneros podrán usar armamento de calibre medio y fusiles de asalto.

Preparación miliatr
Los agentes de seguridad privada que se embarcarán en los atuneros con bandera española que faenan en el Indico son todos españoles con formación militar, ha confirmado a Efe la empresa de seguridad que se encargará de esta labor.

Las dos principales patronales de barcos congeladores atuneros, ANABAC y OPAGAC, informaron ayer, tras reunirse con el Ministerio de Defensa, de que 52 agentes de seguridad privada se trasladarán mañana, viernes, en un avión de las Fuerzas Aéreas, a las Islas Seychelles, donde se embarcarán en los 13 pesqueros con pabellón español que faenan frente a las costas de Somalia.

Los barcos de armadores españoles que faenan en el Indico con bandera de otros países, sobre todo de Seychelles, no están incluidos en este plan y muchos de ellos ya habían contratado seguridad privada tras el secuestro del "Alakrana", de acuerdo con la legislación del país bajo cuya bandera navegan estos pesqueros.

Fuentes de la empresa de seguridad contratada han explicado que los agentes, todos ellos vigilantes titulados españoles, tienen formación militar y que las últimas semanas han recibido un curso específico para la labor que deberán realizar en los atuneros.

Este plan de formación ha incluido, entre otros contenidos, entrenamiento como infante de marina y preparación psicológica.

Asimismo, se han elaborado diversos protocolos de actuación para los agentes ante las distintas situaciones que se pueden presentar durante su trabajo en los barcos.

Los agentes privados de seguridad, según dijo la patronal del sector, comenzarán a embarcarse en los atuneros el sábado y cada barco contará con cuatro vigilantes, que podrán llevar armas de fuego de calibre igual o superior a 12,7 milímetros.

La nueva normativa también obliga a los vigilantes a hacer "un uso limitado" de las armas de guerra, que "tendrá como único objetivo la prevención y disuasión eficaz de posibles ataques, pudiendo ser utilizadas en caso de necesidad como medio de defensa para repeler agresiones armadas de forma adecuada y proporcional".

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook