12 de noviembre de 2009
12.11.2009
Rafael Casado - Presidente de la Asociación Internacional de Derecho del Mar (Assidmer)

"Extraditar a Somalia a los piratas detenidos sería como dejarlos en libertad"

"España tenía la obligación de arrestar a los dos presuntos secuestradores y traerlos para juzgarlos porque atentaron contra nacionales españoles. Es competente para hacerlo"

12.11.2009 | 01:47
Rafael Casado.

La liberación del atunero vasco "Alakrana" parece estar cerca después de que el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, pasase a liderar el gabinete de crisis y las familias de los marineros optasen, tras 40 días, por el silencio. La solución, sin embargo, pasa por los dos presuntos piratas detenidos en España. El presidente de la Asociación Internacional de Derecho del Mar (Assidmer, por sus siglas en francés) y profesor de Derecho en la Universidad de Córdoba, Rafael Casado, cree que en la decisión que se tome "no se debe ceder al chantaje".

–Se habla de extradición a Somalia, de considerar a los detenidos cómplices y expulsarlos a su país... ¿Cuál es la solución más viable?

–El problema es muy delicado. No sé cuál es la salida jurídica más oportuna pero no veo muchas. Lo que está claro es que todo Estado de Derecho debe tener en cuenta que no puede ceder al chantaje.

–¿Apoya entonces al juez Garzón?

–No tengo por qué coincidir con Garzón pero es mi opinión. Comprendo que es un tema muy complicado, porque hay vidas humanas en juego, pero me reafirmo en que no se puede ceder a un chantaje porque crea un mal precedente.

–Porque la opción de extraditar a los dos detenidos a Somalia...

–¿Extraditar en virtud de qué? Quieren que se haga inmediatamente pero, ¿con qué garantías? Somalia es un Estado fallido, en descomposición, que no controla su territorio. ¿Puede ofrecer garantías a estos individuos, que son seres humanos, las mismas que ofrece el Estado español? Yo creo que no.

–Hay expertos que aseguran que extraditarlos a Somalia no ofrece muchas garantías.

–Efectivamente. ¿Extradición en base a qué? ¿Solicitada por Somalia? ¿Cómo se haría? Un proceso así tiene que someterse a unos trámites legales. Yo lo veo difícil. No me cierro a una posible solución a la que pueda llegar la Audiencia Nacional pero no veo cuál puede ser.

–La opción más fácil, ¿sería que Kenia, por el convenio con la Unión Europea, solicitase la extradición?

–Claro. Pero parece que no es suficiente para los piratas, que los quieren en Somalia. ¿Para ser encarcelados y castigados? Creo que no, porque prácticamente quedarían libres. Ceder es ceder al chantaje.

–¿Y la opción de la defensa de considerarlos sólo cómplices y que sean expulsados a su país?

–Habría que demostrarlo. Tengo mis dudas de que no fueran autores materiales del secuestro.

–Entonces, ¿apoya al juez Santiago Pedraz con lo de seguir investigando?

–Sin duda. No hay más remedio. Es un tema que no se puede resolver de un día para otro.

–El tiempo judicial no es el mismo que piden las familias.

–Efectivamente. Porque el tiempo judicial es en garantía de todos y, en particular, de estos individuos, tanto si son autores como si sólo son cómplices.

–Usted dijo en una ocasión que todos los países querían librarse del "mochuelo" de juzgar a los piratas. Esta vez España los capturó y los trajo para juzgarlos. ¿Fue acertada esta decisión?

–España tiene la obligación de hacerlo porque es un atentado contra nacionales españoles y la ley internacional se lo permite. Me parece oportuna su actuación porque, además, España es competente para juzgarlos.

–¿A pesar de que se suponía que iba a haber una negociación?

–Sí, porque España es competente. Después entramos en un terreno de oportunidad política o no y ahí un jurista ya no puede entrar.

–¿Qué le parece, desde el punto de vista jurídico, llevar seguridad privada con armamento militar en los buques, frente a la opción de embarcar infantes de marina?

–El Estado no puede estar para todo. Es una zona de alto riesgo y los armadores lo saben. Ojalá pudiera, pero el Estado no puede proteger a los nacionales allá donde se encuentren con fuerzas militares a bordo. Es imposible. La solución de tener seguridad privada no me parece mal.

–¿No provocará conflictos internacionales con otros países si sus actuaciones provocan la muerte de algún pirata?

–Claro. Otra cosa sería el estatuto de esa seguridad. Sí, efectivamente es un asunto muy delicado que podría crear conflictos.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook