28 de octubre de 2009
28.10.2009
Polémica entre Gallardón y Aguirre

El PP del Ayuntamiento de Madrid respalda a Cobo

Gallardón ha declarado que es a él a quien le corresponde hacer la propuesta estatutaria de nombramientos y ceses

28.10.2009 | 17:35
El vicealcalde, Manuel Cobo.

El Grupo Popular del Ayuntamiento de Madrid ha rechazado por 19 votos contra 13 la petición de destitución del vicealcalde, Manuel Cobo, que ha planteado en una reunión interna el concejal Ángel Garrido, uno de los miembros de la corporación afines a la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre.

Según ha informado el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, tras las declaraciones de Cobo contra Esperanza Aguirre el pasado lunes, Garrido "ha puesto encima de la mesa la petición de dimisión del vicealcalde y portavoz popular en el Ayuntamiento".

"A raíz de esa petición hemos abierto un debate largo e intenso, en el que ha habido una plena y absoluta incorporación de todos los argumentos de aquellos compañeros que han querido hablar y nos hemos podido expresar todos con libertad", ha explicado el alcalde a la salida de la reunión, que ha tenido lugar en el Ayuntamiento.

Ruiz-Gallardón ha aclarado que era a él, como presidente del Grupo popular en el Ayuntamiento, a quien le corresponde hacer "libremente" la propuesta estatutaria de nombramientos y ceses, y que, "aunque no estaba obligado a hacerlo", como "había un número significativo de compañeros que pedían esa dimisión", ha creído conveniente someter el cese de Cobo a la decisión del grupo.

Como consecuencia, una votación a mano alzada ha puesto fin al tenso debate con 13 peticiones de dimisión -la falta de una mayoría suficiente no ha hecho necesario que se pidieran votos en contra de la propuesta y abstenciones-, entre los 32 concejales del PP -de 34 que tiene- que estaban en la reunión.

Un alcalde visiblemente nervioso ha reconocido abiertamente que esta votación "no tiene precedentes en el grupo del PP en Ayuntamiento" y que "ha marcado una división sobre un hecho muy importante".

No obstante, a continuación ha subrayado que el conflicto provocado en el Grupo Popular por las manifestaciones de Cobo "se ha dirimido como se tenía que dirimir" y no va a influir "en nada" en el proyecto de gobierno del PP en el Ayuntamiento de Madrid.

"Tenemos que tener la grandeza de, después de estar divididos y después de haber confrontado con respeto a las personas, ha llegado el momento de dar una lección de responsabilidad. Nos debemos a los ciudadanos con un compromiso que adquirimos con nuestro partido", ha apuntado.

El alcalde ha vuelto a insistir después en que un partido "puede tener diferencias y divisiones, pero nunca debe dejar de hacer aquello para lo que constitucionalmente está convocado, que es estar al servicio de los ciudadanos y trabajar para ellos".

Por eso, ha querido decir "a los votantes del PP y a todos madrileños" que el hecho de que "se haya producido una división que se ha dirimido como se resuelven democráticamente estas cosas, en nada va a afectar a los ciudadanos".

La reunión en la que se ha producido la petición de dimisión de Cobo, es un encuentro rutinario y mensual que el grupo del PP en el Ayuntamiento de Madrid celebra a puerta cerrara la víspera del Pleno municipal, que en su sesión de octubre se celebrará mañana día 29.

En este encuentro mensual suelen tratarse las iniciativas con las que el PP concurre al Pleno y la postura que mantendrá ante las propuestas de la oposición, aunque la reunión de hoy ha sido considerablemente más larga de lo habitual.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine