09 de abril de 2009
09.04.2009
fomento

Blanco invertirá en infraestructuras para vertebrar el país y salir de la crisis

El plan de su antecesora, Magdalena Álvarez, será su "hoja de ruta"

09.04.2009 | 02:00
José Blanco y Magdalena Álvarez, en el Ministerio de Fomento, ayer.

El nuevo ministro de Fomento, el lucense José Blanco, aseguró ayer que el Plan Estratégico de Infraestructuras y Transportes (PEIT) 2005-2020 que puso en marcha su antecesora, Magdalena Álvarez, será su "hoja de ruta" para "vertebrar el país" y prepararlo para la recuperación económica. En la toma de posesión como titular de Fomento, Blanco avanzó que la cohesión social y territorial será la "columna vertebral" de su proyecto político, cuyas prioridades estarán "conectadas con el objetivo general del Gobierno de luchar contra la crisis y preparar la recuperación". "La programación, licitación y ejecución de obras públicas estará estrechamente relacionada con las orientaciones presupuestarias generales y con la política de estímulo económico y de creación de empleo", afirmó.

"El Ministerio de Fomento es uno de los más potentes instrumentos de esa fuerza creadora del Estado que hay que usar con inteligencia, sobre todo cuando las cosas se ponen difíciles como ahora", indicó a partir de la cita de Manuel Azaña: "El poder del Estado es una fuerza creadora si se sabe hacer uso de ella con inteligencia".

El nuevo titular de Fomento anunció que ya ha pedido comparecer en el Congreso de los Diputados para dar a conocer las líneas que guiarán la actuación de su departamento. Pero sus primeras palabras tras recibir la cartera de Fomento fueron para agradecer la "confianza política y amistad personal" del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y para garantizar que responderá "entregando todo" al "honor" de formar parte del Gobierno. "Responderé entregando sin reservas todo lo que tengo: toda mi capacidad, mi entusiasmo, mi compromiso con las ideas que dan sentido a mi trayectoria política y mi amor por España", declaró.

Tras resaltar la labor realizada por su antecesora, aseguró que deja una "excelente hoja de ruta" como es el PEIT, al que calificó como el "más importante ejercicio de planificación que ha conocido España". "No es el momento de nuevas bases programáticas. Tenemos tres años por delante y un programa que cumplir. Y aquí nuestra hoja de ruta es el PEIT", reiteró. En este punto se comprometió a que "todas las prioridades estarán conectadas con el objetivo del Gobierno de luchar contra la crisis", y que la "columna vertebral" de su proyecto será la cohesión social y territorial. "Vamos a acelerar la transición histórica de la España radial a la España en red", explicó, todo ello manteniendo la "apuesta decidida por la seguridad" y su contribución hacia un modelo energético más sostenible y el fomento de la innovación.

Por último mostró su disposición al diálogo y a "apurar los márgenes de negociación" con todas las administraciones, organizaciones sindicales y patronales y agentes del sector.

Por su parte, la ya ex ministra de Fomento Magdalena Álvarez aseguró ayer que deja su cargo sin ninguna espina clavada, sino, todo lo contrario, "satisfecha y feliz" por el trabajo realizado al frente del departamento.

Entre las tareas que más satisfacción le han dado, Álvarez destacó la llegada del tren de alta velocidad a Tarragona, Lleida, Barcelona, Valladolid, Segovia, Toledo y, "como no, a mi tierra, Málaga".

Tras el acto de toma de posesión de su sucesor, José Blanco, la ex titular de Fomento dijo que se sentía feliz, ya que cree que su equipo ha hecho un magnífico trabajo en los cinco años de su mandato. "Se me nota incluso en la cara", bromeó.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine