21 de diciembre de 2008
21.12.2008
Últimas operaciones

Las Fuerzas de Seguridad han detenido a más de 3.500 personas por robos de cable de cobre

21.12.2008 | 14:15

Las Fuerzas de Seguridad han detenido a un total de 3.621 personas por robos de cable de cobre desde que se aplicaran dispositivos específicos para dar respuesta al incremento de estas grandes sustracciones. En concreto, el número de arrestados por la Guardia Civil se eleva a 2.175 personas, mientras que la Policía ha imputado a 1.446 individuos, según una respuesta parlamentaria del Gobierno a la que ha tenido acceso Europa Press.

El robo de cobre se ha convertido en un producto muy apreciado por el alto valor que adquiere en el mercado debido a su carestía y a la facilidad para venderlo sin identificar su procedencia. Los ladrones escalan con frecuencia tendidos de alto voltaje, arriesgándose a sufrir cualquier fallo en el corte de corriente que resulte mortal. Fue el caso de un hombre que murió electrocutado el pasado mayo, cuando, supuestamente, estaba robando cobre en una caseta de un transformador eléctrico de Badajoz.

Los agentes han recuperado "gran cantidad" de hilo de cobre en lo que va de año, al tiempo que han localizado a numerosas empresas dedicadas a la receptación del material robado, procediendo a su puesta a disposición judicial. En este sentido, el Gobierno adelantó que intensificará las actuaciones contra los posibles compradores con el objeto de reducir los robos.

Los dispositivos policiales específicos contra la compra-venta de cobre se pudieron en funcionamiento en todo el territorio nacional desde finales de 2006 y principios de 2007. Además, el Ejecutivo solicitó, a través de las Delegaciones y Subdelegaciones de Gobierno y las Junta locales, la máxima implicación de las policías autonómicas y locales para atajar la oleada de robos de cobre que vienen padeciendo muchas empresas por la subida de precio de este material.

Los saqueos de hilo telefónico o de cable de Renfe abundan en esta modalidad, aunque también se han denunciado robos en obras de centrales nucleares o en sistemas de riego y aperos de labranza en distintas fincas del territorio nacional. Los receptores finales suelen ser chatarrerías o empresas de fundición que adquieren el cable robado para su reutilización.

El Gobierno respondió así a la pregunta parlamentaria presentada por escrito por los diputados del Grupo Popular Celso Delgado y Jesús Vázquez y recordó que las empresas recuperadoras y chatarrerías están obligadas por ley a registrar estas operaciones de compra-venta, así como a facilitar las labores de inspección y control de los agentes.

En este contexto, la Policía Nacional ha participado conjuntamente con otros países europeos en dos jornadas específicas contra esta modalidad delictiva en los últimos dos años, concretamente en la celebrada el 10 de julio de 2007 y el 22 de abril de 2008.

ÚLTIMAS OPERACIONES

Una de las grandes operaciones contra el robo de cobre se desarrolló en el mes de julio, cuando la Guardia Civil detuvo a más de 35 personas relacionadas con ese tipo de delitos y recuperó más de 167 toneladas de este metal, cuyo valor podría haber superado los 400.000 euros.

En la denominada operación 'Ancora', los agentes inspeccionaron más de 100 empresas españolas en cinco provincias españolas. Los acusados, entre ellos nueve rumanos, vendían el kilogramo por un valor aproximado de entre 3 y 4 euros.

Por otra parte, la operación bautizada como 'Chapi' y desarrollada el pasado abril permitió esclarecer 100 robos de cobre y desarticular un grupo organizado, con la detención de 77 personas y 120 toneladas del metal intervenidas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine