25 de noviembre de 2008
25.11.2008

La dirección del PP elude la confrontación con Aznar y apuesta por el triunfo electoral

"Tenemos un objetivo prioritario: ganar las elecciones", dice De Cospedal, mientras Moragas critica "la ansiedad de algunos amigos"

25.11.2008 | 01:00
Dolores de Cospedal, ayer en Madrid.

Las palabras del ex presidente del Gobierno José María Aznar todavía resuenan en los pasillos de la sede del PP en la calle Génova. El presidente de honor de la formación abrió de nuevo el debate dentro del primer partido de la oposición, que no consigue cerrar filas tras el movido congreso de junio. En el PP de Mariano Rajoy se perciben tres líneas: los que aprueban las palabras de Aznar, los que las rechazan y los que no comentan, donde se encuentra la propia dirección del PP para no polemizar con el ex presidente. Mientras, el vicesecretario general del PSOE, José Blanco, aprovecha la grieta para dar por hecha la caída de Rajoy, visto "lo activo que está Aznar para tratar de buscar sucesor al sucesor".
El pasado sábado, durante el congreso de Nuevas Generaciones del PP de Madrid y junto a Esperanza Aguirre, Aznar pronunció un discurso en el que muchos vieron claros mensajes para Rajoy y su nueva línea de oposición. "Para llegar al Gobierno primero hay que construir una alternativa, ejercer una buena oposición, proponer proyectos diferentes", señaló el presidente de honor del partido, que en otro momento de su intervención aseveró: "En política no se está ni para empatar ni para heredar, se está para ganar. Cuando hemos salido a ganar el partido lo hemos ganado, y cuando hemos salido a heredarlo, nos quedamos sin nada".
El domingo, en un acto del PP gallego para confirmar a Feijóo como candidato autonómico, Rajoy sólo hacía una velada alusión a las palabras de Aznar, al dirigirse a Feijóo y elogiarle: "Tu camino no es la obsesión por vencer sino la permanente pasión por convencer". Del mismo modo, la secretaria general de la formación proclamaba en Toledo que los principios del PP "los defendemos ante quien sea".
Ayer, tras la reunión del Comité de Dirección del PP, De Cospedal se negaba a comentar "absolutamente nada" respecto a las palabras de Aznar pese a ser interrogada hasta en ocho ocasiones por los periodistas. "El PP tiene un objetivo primordial, prioritario, y es el fin de toda la estrategia política, y es ganar las elecciones, eso está meridianamente claro y así piensa la dirección de mi partido", aseveró la secretaria general del PP como toda respuesta, añadiendo que las declaraciones de Aznar no se "comentaron" en la reunión de la dirección y eludiendo cualquier tipo de referencia a un debate ideológico en el partido.
Frente al silencio de la dirección, la valoración del portavoz de Exteriores del PP, Gustavo de Arístegui, que cree que "todos, desde Rajoy hasta el último de los militantes" suscribirían las palabras de Aznar.
El portavoz del PP en el Senado, Pío García-Escudero fue, sin embargo, un paso más allá y discrepó con el ex presidente. "Tenemos un profundo respeto al presidente Aznar, hizo un gran trabajo como presidente del Gobierno y como presidente del partido, pero desde las elecciones han pasado sólo 8 meses".
Por la misma vía crítica optó el responsable de Relaciones Internacionales del PP, Jorge Moragas: "La oposición de Rajoy lucha por acreditar su innato sentido de la responsabilidad. Al margen de la ansiedad que pueda embargar a algunos amigos que anhelan la satisfacción y el beneficio inmediato, lo cierto es que el partido que hay que ganar se juega en Galicia y no en urbanizaciones impolutas y aledañas a la capital del reino", afirmó

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
Enlaces recomendados: Premios Cine