30 de julio de 2008
30.07.2008

El Gobierno quiere reducir un 20% la velocidad en los accesos a las ciudades

30.07.2008 | 10:58
Sebastián, en el centro, observa a Azpiazu quitarse la corbata, antes de su comparecencia.

Sebastián anuncia un paquete de 31 medidas para reducir el gasto energético

El Gobierno presentará antes de tres meses una propuesta para reducir en un 20 por ciento de media los límites de velocidad en las vías de acceso a las grandes ciudades y sus circunvalaciones de gran capacidad para fomentar el ahorro de energía. La limitación de la velocidad, cuestionada por los clubes automovilísticos, forma parte del paquete de 31 medidas urgentes que se suman al Plan de Eficiencia y Ahorro Energético 2008-2012 vigente anunciadas ayer en el Congreso por el ministro de Industria, Turismo y Comercio, Miguel Sebastián, y que se aplicarán entre este año y 2011.

El titular de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, señaló que antes de adoptar cualquier decisión sobre este asunto se hará un estudio consensuado con todos los sectores afectados y los ayuntamientos.

El Gobierno decidió dar un nuevo impulso al ahorro energético ante el "dramático incremento" del precio del petróleo, que en el último año ha duplicado su valor y ha encarecido la factura energética en 17.000 millones, y de las materias primas, explicó Sebastián. "Nos encontramos ante la tercera crisis del petróleo y para combatirla es necesario a corto plazo el ahorro de energía y a largo plazo el fomento de las energías renovables", dijo. Además, el ministro destacó que el fomento de la eficiencia energética y el ahorro ayudará a mejorar la renta nacional, la competitividad, el empleo y el medio ambiente.

Medidas

Las medidas nuevas se articulan en cuatro líneas de actuación: dos centradas en los edificios y el transporte (el sector que acapara la mayor parte de las iniciativas), una de carácter transversal y otra específica de ahorro de electricidad.

Su aplicación tendrá un coste de 245 millones de euros hasta 2011, que se financiarán en parte por el Instituto para la Diversificación y el Ahorro Energético (IDAE), que duplicará su presupuesto hasta alcanzar los 120 millones anuales, y permitirá un ahorro de entre 43 y 47 millones de barriles de petróleo.

Miguel Sebastián resaltó que el plan será "rentable económicamente", ya que esos 245 millones de euros suponen, al precio actual del barril, un ahorro en la factura petrolífera de 4.104 millones.

Los grupos parlamentarios valoraron los planes del ministerio, aunque los consideraron "insuficientes" y poco ambiciosos.

En el sector del transporte, además de la posibilidad de reducir la velocidad, una medida utilizada ya en el área metropolitana de Barcelona por motivos ambientales, el Gobierno hará un proyecto piloto consensuado con el sector de automoción para contar con un millón de vehículos híbridos y eléctricos en 2014, primando en la medida de lo posible su producción nacional.

Para fomentar el transporte público se negociará con el Banco Europeo de Inversiones una línea de apoyo a los planes de movilidad urbana, se construirán carriles bus en las ciudades de más de medio millón de habitantes y se acordará con las comunidades y ayuntamientos la extensión del horario de apertura del metro los fines de semana y medidas para promover el uso de la bicicleta.

El Ministerio de Defensa permitirá el uso de sus pasillos aéreos para reducir la longitud de las rutas comerciales con el consiguiente ahorro de combustible.

Otro de los puntos fuertes de la actualización del Plan de Ahorro tiene que ver con el impulso a las empresas de servicios energéticos, especializadas en optimizar la gestión energética de empresas y familias.

La Administración dará facilidades para su financiación y les dará preferencia en sus contratos mediante el desarrollo reglamentario de la Ley de Contratos del Sector Público. Adicionalmente, las compañías que cuenten con el certificado energético de AENOR tendrán prioridad en la contratación pública frente a otras.

Para reducir el consumo de energía se limitará la temperatura a 26 grados como mínimo en verano y a 21 grados como máximo en invierno en los edificios de uso no residencial (excepto hospitales). Se sustituirán todas las bombillas incandescentes en 2012, para lo que se repartirán gratuitamente mediante vales de regalo incluidos en la factura de la luz 49 millones de bombillas de bajo consumo en 2009 y 2010.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook

Noticias relacionadas

Enlaces recomendados: Premios Cine