28 de julio de 2008
28.07.2008
tráfico

Los delitos contra la seguridad vial dejan casi 27.000 condenas desde la reforma del código penal

Desde el 2 de diciembre se han impuesto 230 condenas por exceso de velocidad debido a que los límites estipulados "son muy altos"

28.07.2008 | 18:18

La Justicia dictó un total de 26.820 sentencias condenatorias por los delitos de conducción con exceso de velocidad, bajo los efectos del alcohol y sin permiso de conducir desde la reforma del Código Penal en materia de seguridad vial que entró en vigor el pasado 2 de diciembre, según informó hoy en rueda de prensa el fiscal delegado de Seguridad Vial, Bartolomé Vargas, quien prevé se alcancen los 60.000 diligencias urgentes por estos delitos para finales de año y las condenas ronden la cifra de 50.000.

Del total de procedimientos iniciados por estos tres tipos de delito, unos 29.800, el 93% se tramitó mediante diligencias urgentes (juicios rápidos) sin los cuales según la Fiscalía "no habría sido posible la aplicación de la reforma del Código Penal". Además, informó Vargas, de las más de 26.800 sentencias condenatorias, un 94% (25.208) fueron de conformidad con el procesado, lo que produce el inmediato dictado de condena. Un 4% se tramita por diligencias previas, lo que alarga el proceso entre cuatro y diez meses, apostilló. Así las cosas, en la actualidad la mitad de los juicios rápidos que se celebran en los juzgados de guardia españoles tienen que ver con delitos contra la seguridad vial. Según explicó Vargas, pese a la cifra de procedimientos y el "incremento sustancial" de los mismos tras la citada reforma, "no se están produciendo disfunciones en el normal funcionamiento de los Juzgados y Tribunales".

El 0,26% va a la cárcel

En cuanto a las sanciones impuestas, sólo un 0,26% de los condenados acaba cumpliendo una pena de cárcel, pues, según explicó Vargas, la Fiscalía solicita el ingreso en prisión "como último recurso" y ante un manifiesto "menosprecio" por la vida y las normas.

Este es el caso de los multireincidentes, una población estimada en el cinco por ciento de los condenados y que engloba tanto a los "conductores asociales" y los llamados "conductores suicidas", como a las personas con "problemas de adicción o consumo habitual" de alcohol y otras sustancias, tal y como explicó el fiscal delegado. Desde la entrada en vigor de la reforma, un centenar de conductores ingresaron en el sistema penitenciario, donde a fecha 30 de junio, había 1.741 personas cumpliendo pena por delitos de tráfico, la mayoría por delitos anteriores y no exclusivos contra la Seguridad Vial, que aparecen como agravantes en otras condenas.

En paralelo, a 30 de junio de 2008, se habían producido 26.800 privaciones judiciales del permiso de conducir, pena obligatoria en todos los casos, y se habían dictado 787 retiradas o suspensiones cautelares del carné durante la tramitación del procedimiento. Entre ellos, existe un "porcentaje no determinado" por la Fiscalía que cumple condena por delitos de homicidio imprudente. Asimismo, Vargas apuntó que se han producido "algunas sentencias" y "algunos ingresos en prisión" por delitos de lesión imprudente, conducción temeraria y participación en carreras ilegales.

Alcohol, velocidad y ausencia de carne

Por otra parte, el fiscal delegado de Seguridad Vial recordó que la reforma del Código Penal en lo que concierne a los delitos por conducción sin permiso no entró en vigor hasta el pasado 1 de mayo y explicó que, durante sus dos primeros meses de aplicación, generó 5.180 juicios rápidos, 164 diligencias previas y 4.849 sentencias condenatorias.

Asimismo, de las más de 26.800 condenas, 230 correspondieron a delitos por exceso de velocidad, una cifra "reducida" en comparación con el total de procedimientos porque, según Vargas, "el Código Penal ha establecido excesos de velocidad muy altos" y "no hay tanta gente que vaya a más de 200 kilómetros por hora" en carretera o "a más de 110 km/h en ciudad". Además, el fiscal delegado apuntó que son numerosos los procesos en tramitación, por lo que el Ministerio Fiscal prevé que la cifra total de condenas se haya incrementado a finales de año.

Sin embargo, el fiscal delegado reconoció la existencia de este tipo de infractores y de la proliferación de una "picaresca" que en su opinión se ha "endurecido" mientras de agravaban las penas en el Código Penal. "No es infrecuente que se compren ya coches con inhibidores de radares", apuntó Vargas, quien señaló otros "engaños" de los conductores para evitar ser denunciados por los controles en carretera, como cubrir la matrícula o cambiar su numeración.

Sobre este asunto, destacó el "esfuerzo" de la Dirección General de Tráfico para luchar contra estos infractores, aunque apostilló que "el último recurso tecnológico probado" para detectar a los conductores que "engañan", las fotos desde el helicóptero, "es muy costoso".

Controles anti droga

Bartolomé Vargas dio también cuenta de las experiencias en la detección del consumo de drogas por parte de los conductores efectuadas a finales de 2007 en Badajoz, Oviedo, Zaragoza, Jerez y Madrid en el marco del programa europeo DRUID y por el que se analiza la presencia de estupefacientes en saliva por policías judiciales con preparación científica.

De los 1.672 conductores parados por las autoridades en carretera, el 0,18% se negó a someterse a la prueba y, entre quienes sí accedieron a hacerla, el 4,97 por ciento dio positivo en el consumo de alguna sustancia, por lo que finalmente se dictaron 36 sentencias condenatorias, todas de conformidad, tal y como explicó Vargas.

Compartir en Twitter
Compartir en Facebook
selectividad 2018 Galicia

Toda la información sobre la selectividad

Consulta aquí toda la información sobre las pruebas de acceso a la Universidad: notas de corte, resultados y noticias